Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Bulimia y anorexia
Por Herberth Pineda - Guatemala, 22 de abril de 2007

DOS ENFERMEDADES CON DIAGNÓSTICO CRÍTICO

La doctora Méndez* es una mujer profesional y con familia propia. Ella sufre de anorexia nerviosa desde su adolescencia, sin embargo, gracias a sus conocimientos médicos puede controlar de manera clínica su enfermedad, pero admite que cuando el estrés del trabajo y la tensión familiar sobrepasan sus límites, recae en las prácticas de su adolescencia para, aparentemente, sentirse mejor: termina en el baño vomitando su almuerzo.

El caso de Méndez se repite en muchas niñas, adolescentes y mujeres adultas, lo preocupante es que en la adolescencia las personas no pueden controlarlo, y más que una enfermedad con tratamiento clínico, "es como un vicio difícil de controlar en los pacientes", comenta la psicóloga María Teresa Gaitán, del Hospital General San Juan de Dios.

Poco común, pero preocupante cuando aparece

La psicóloga Gaitán, señala que el hospital San Juan de Dios ha recibido pacientes con un alto grado de delgadez. "La verdad, es una enfermedad difícil de detectar en los pacientes, ya que son los padres los que llegan preocupados por el estado de sus hijos. Además, cuando los casos se detectan son de manera indirecta o disfrazada", advierte.

Durante 2006 se registraron unos 50 casos, en el referido hospital, de los cuales se reportaron directamente como anorexia o bulimia unos cinco.

Los casos que se relacionan con la posible presencia de dichas enfermedades son intentos de suicido, fallas renales, y problemas cardíacos. "Cuando en el expediente clínico de las personas aparecen estos casos, se reportan a la Clínica del Adolescente y a Psicología, para determinar si se trata de anorexia y bulimia, o es algo más fisiológico", dice Gaitán.

El hospital Roosevelt reporta un dato similar, ya que casos directos detectados en 2006, fueron 5 casos, de éstos, uno correspondía a un adolescente y los otros cuatro a jovencitas entre los 13 y 17 años, indica el endocrino-pediatra, Raúl Velasco.

La influencia de los medios

Según Gaitán, actualmente, el acceso a Internet, televisión por cable, revistas y demás medios que trasmiten aspectos de moda y consumo, son un arma de doble filo para la población, especialmente para las adolescentes de clase media, que tienen mayor acceso a éstos.

El Observatorio Mujer y Medios, de la Asociación Desarrollo, Organización, Servicios y Estudios Socioculturales, DOSES, reveló en un estudio que, durante dos meses (marzo-abril 2006), se publicaron 55 notas, de las cuales un 36 por ciento hablaba de concursos de belleza, mientras que el 64 por ciento restante, abordó los roles de modelo, artistas y reinas de belleza.

La socióloga Silvia Trujillo, integrante del Observatorio de Mujer y Medios, explica que los medios son las vías para transmitir los estereotipos y pautas de consumo, que legitiman en la sociedad la imagen de la mujer como "flaca y bella".

"Hay temporadas, como en verano, cuando la publicidad y los medios de comunicación incrementan el número de mensajes orientados a que las mujeres estén flacas, bellas, bronceadas. Los mecanismos para conseguir esos cuerpos esbeltos, terminan siendo nocivos porque inducen a hacer dietas extremas e ir al gimnasio por muchas horas diarias", comenta Trujillo.

Asimismo, Gaitán aduce que la adolescencia es un período, en el cual el ser humano es propenso a imitar patrones, a seguir "al montón". Es por ello que la socióloga Trujillo indica que el papel de los medios en la transmisión de mensajes, con estos contenidos, hace que las adolescentes sean un blanco fácil para estas enfermedades.

Desde el punto de vista de la teoría feminista, estos tipos de discurso que presionan a las adolescentes, corresponden a la idea de que la mujer deber ser cuerpo de otros o para los demás. Es por ello que durante la adolescencia, cuando las personas son más influenciables, "tener un cuerpo bello, ornamental, hace que las adolescentes no piensen en sentirse bien, sino en verse bien", agrega la especialista en género.

Sin solución

La doctora Diana Blanco señala que tanto la anorexia como la bulimia, son parte una de la otra, y que no tienen cura. "Lo que se logrará es estabilizar al paciente, pero quien ha sufrido de éstas, sabrá que las padeció alguna vez y que en algún momento podrá recaer, es por ello que el apoyo de la familia es primordial, así como consultar a especialistas en nutrición para estabilizar la salud física", recomienda la doctora.

Asimismo, la psicóloga Gaitán deduce que la tarea de los padres y madres es apoyar a las hijas e hijos, para hacerles ver que tienen un problema y que necesitan ayuda. "No deben obligarlas a comer, porque esto logrará que la rebeldía de los hijos se manifieste. El diálogo es la mejor vía para ayudar a sus hijos", asegura.

Silvia Trujillo, advierte que el Estado tiene que actuar a través de la educación. "Se debería enseñar a la juventud que el hecho de no seguir los patrones vistos en la publicidad y en los medios, no significa ser anormal. Se debería implementar orientación psicológica en todos los centros educativos del país", recomienda.

Sin embargo, el Ministerio de Salud, no cuenta con algún programa de control o con una campaña de sensibilización. "Estas enfermedades no tienen un índice alto de mortalidad en el país, pero esto no quiere decir que no sea importantes, ya que se trata de la salud de las y los adolescentes del país", declara Lucrecia Alfaro, de comunicación social de dicha cartera.

*Nombre ficticio.

Fuente: www.lahora.com.gt - 200407 - Ref.: Agencia de noticias La Nana


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.