Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Desarrollo rural participativo
Por Helmer Velásquez - Guatemala, 2 de marzo de 2007

A nuestro juicio deviene imperativa una política de reforma agraria.

Justo cuando el debate sobre el Desarrollo Rural y la ley que lo fomentará están en el calendario legislativo para este año, se edita la obra: La Gestión Participativa del Desarrollo Agrícola y Rural, que presenta una excelente sistematización de un “triálogo sobre nuevas formas de gestión de los intereses rurales, basadas en el protagonismo y la corresponsabilidad sociales”; escrita por Luis Arturo del Valle, distinguido experto guatemalteco en la temática rural. Su publicación es altamente oportuna en la coyuntura. Sobre su contenido compartimos con el autor, la tesis central de su obra: la necesidad de incorporar a las organizaciones sociales, al proceso de diseño e impulso de políticas, planes, programas y proyectos de desarrollo rural, como antítesis, a un Estado centralista, con un modelo de operación vertical, que entre otros factores es causante de que “entre los rurales se multiplican los pobres”, es decir, la sociedad rural, en las actuales condiciones no es actora de su propio desarrollo, depende de las condiciones que generan el Estado y el mercado para su desarrollo. Lo cual está demostrado que no es una ruta correcta. Ahora bien, dos observaciones nuestras al interesante y profuso contenido de la obra: 1. El autor no se refiere al hecho de que, si bien, la población y sus organizaciones deban ser protagonistas de la génesis y gestión de su desarrollo, esto no debe implicar, que no se condenen, por erradas e injustas y haber ensanchado la inequidad y profundizado la pobreza en el campo, las políticas de ajuste estructural, que con la excusa de “participación de la comunidad y la iniciativa privada” desmantelaron el sector público agrícola, dejando a los campesinos pobres y medios sin acceso a asistencia técnica, transferencia tecnológica y crédito. O sea, la participación social no debe ser pretexto para que el Estado se abstraiga de su función. 2. El no considerar que el acceso de los campesinos a la tierra, es imprescindible al desarrollo rural, ya que, si bien, el hecho de que los campesinos no quieren para sus hijos la agricultura de subsistencia como su opción de vida, (como afirma Luis Arturo), lo cierto es que sin tierra, para el campesino de hoy las posibilidades de este de brindar educación, salud y otras oportunidades a sus hijos son inexistentes, por ende, a nuestro juicio deviene imperativa una política de reforma agraria integral. Estas observaciones, para el debate, no cuestionan el enorme aporte de Luis Arturo del Valle, al desarrollo rural. Bienvenida esta nueva publicación, cuya lectura recomendamos, a estudiosos y dirigentes sociales. Bien harían nuestros congresistas en formarse con su lectura, antes de elaborar la ley de desarrollo rural.

Fuente: www.elperiodico.com.gt - 010307


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.