Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

El turno del ciudadano
Por Helmer Velásquez - Guatemala, 16 de agosto de 2007

El rechazo a quienes aún nos creen masa iletrada.

Ciertamente, la queja cotidiana es que todos los candidatos ofrecen, ofrecen y ofrecen y nuestra experiencia histórica demuestra que se trata de palabras vanas, es decir, que no solamente son discursos inconsistentes –en la mayoría de las ocasiones–, sino que no tienen visos de cumplimiento.

La queja, sin embargo, no es suficiente, ya que aún y cuando, es cierta, no debe ser excusa para la apatía, debe obligarnos a romper el inmenso miedo, de abordar en el debate electoral, los factores reales que atrofian el desarrollo económico–social guatemalteco. Soslayarlo o no participar, nos lleva a quedarnos en lo evidente, y lo superfluo. Emplacemos a candidatos, con cuestionamientos de fondo, sobre todo, el cómo solucionarán las causas que originan la inequidad.

Esto será continuar avanzando, hemos dado pasos: solidez del Tribunal Supremo Electoral, mejor información pública sobre partidos y candidatos, mayor escrutinio ciudadano del proceso, esfuerzo de algunos partidos por mejorar sus propuestas. Es un lento caminar, es cierto, sin embargo, lejos de inmovilizarnos, debe ser un acicate para que organizaciones sociales y ciudadanos, seamos menos complacientes, con la mediocridad de políticos anodinos. En la hora del ciudadano, ejerzamos nuestro derecho de forma masiva, selectiva y excluyente. Dejemos fuera, al sátrapa, al gorila, al resuelve fácil. Es perfectamente entendible la pregunta ciudadana, pero ¿entonces? No queda nada.

Este no es un llamado por el menos peor. Ni pretende ser la respuesta al conjunto de inquietudes ciudadanas.

Apenas aboga por un alerta de conciencia, un llamado al rechazo de los que aún nos creen la masa iletrada, que idolatra al líder construido sobre bases mediáticas, de cuarteles y represión. Nuestro llamado parte de que somos una democracia en construcción, endeble, en donde un paso en falso, es un paso atrás, un retorno al pasado de caudillos, fatal para la paz y que nos costará nuevas décadas de atraso. Desde esa perspectiva con la sapiencia que nos da la Historia, asumamos este nuevo desafío, como lo que es: la oportunidad de construir un nuevo eslabón, en la difícil cadena de la paz y la construcción de nuestra sociedad, democrática e incluyente. No nos dejemos arrastrar por las prisas del momento, muchas de ellas atizadas, desde estructuras de poder oscuro, que se frota las manos, deseando que la patria vuelva a los linderos de la dictadura. En donde de nuevo campee el reino de la noche, garantizado por la represión y la impunidad. Todos a votar en contra del pasado.

Es imprescindible rescatar la ruta de los Acuerdos de Paz.

Fuente: www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.