Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Deuda Agraria y Desarrollo
Por Helmer Velásquez - Guatemala, 31 de agosto de 2007

Renegociación de plazo y reducción del monto.

Se ha dado en llamar “deuda agraria”, a los créditos contraídos, por alrededor de 18 mil familias campesinas e indígenas “beneficiarias” del Fondo de Tierras. La mora en diferentes grados afecta a más del 60 por ciento de las 256 fincas adjudicadas. Y no es que se trate de una estrategia campesina, de no pago, las causas están en: las condiciones onerosas en que se otorgó el crédito y mala calidad de la tierra. Sobre este aspecto el Fondo de Tierras clasifica las fincas atendiendo a su calidad de suelo, topografía, acceso, organización estable y capital de trabajo para invertir, dentro de otros elementos. Con estos parámetros concluyo que, el 44 por ciento de las fincas adjudicadas tiene alta probabilidad de éxito, el 37 por ciento, mediana probabilidad de éxito, y el 19 por ciento baja probabilidad de éxito. Significaría esto que sumadas las de mediana y nula posibilidad de éxito el 56 por ciento de las fincas adjudicadas no presenta condiciones, para el desarrollo de la familia campesina. O hay que hacer enormes inversiones para que lo sean. Pese a lo anterior, los bancos del sistema que administran la cartera de crédito están impulsando procesos judiciales, para cobro y desocupación de inmuebles por rentas no pagadas. Amarga realidad. En tanto el país exonera de pago de impuestos a empresas multinacionales mineras, maquilas, embotelladoras de refrescos y devuelve el crédito fiscal a exportadores. Utiliza la mano dura en contra de familias campesinas e indígenas sin poder económico ni político. La Coordinadora Nacional de Organizaciones Campesinas (CNOC), en defensa de estas familias campesinas proponen una salida al problema: renegociación de plazos y monto del crédito en los casos de fincas de alta probabilidad de éxito. Renegociación de plazo y reducción del monto de la deuda en los casos de mediana probabilidad y permuta hacia tierras con potencial productivo, en los casos de inviabilidad económico social.

Propuesta altamente razonable, debe a nuestro juicio ser acogida y resuelta por este Gobierno, sería una irresponsabilidad dejar la solución para el próximo Ejecutivo. El Fondo de Tierras ha hecho de los grandes propietarios de la tierra sus verdaderos beneficiarios, más de Q800 millones, constantes y sonantes, han ido a parar a sus bolsillos por tierras, que como está demostrado no llenan las calidades. Basta de auto engañarnos, por la vía del subterfugio no vamos al desarrollo rural, ni nacional. La Reforma Agraria debe ser un proceso integral impulsado por el Estado. El mercado no resuelve los problemas de fondo de nuestra sociedad.

Fuente: www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.