Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Misión Indígena
Por Helmer Velásquez - Guatemala, 15 de noviembre de 2007

Haberlos destacado busca ese efecto.

Bajo el liderazgo del Centro NALEB, la Tercera Misión Indígena de Observación Electoral desarrolló un programa de verificación del proceso electoral guatemalteco. Este ejercicio ciudadano, en su fase operativa, dio inicio al hacerse pública la convocatoria a elecciones generales por parte del Tribunal Supremo Electoral y concluirá con un informe analítico del proceso, dos meses después de finalizado este.

La importancia de la misión y su aporte social están determinados por el fin de la misma “Certificar el proceso electoral desde una perspectiva intercultural y producir un mapa departamental de participación indígena, dentro de las estructuras de partidos políticos y comités cívicos”.

Como es sabido, las características excluyentes del Estado Guatemalteco, son demasiadas y han sido documentadas, sin embargo, nos parece importante destacar tres notas parafraseadas, extraídas de los informes preliminares de la misión: a) los pueblos indígenas –como en ocasiones anteriores– demostraron un elevado nivel de participación como votantes. Sin embargo, su representación en la dirección nacional e incluso regional de los partidos políticos, es evidentemente marginal. Esta nefasta condición se agrava, cuando se verifica el número limitado de representantes indígenas al Congreso Nacional. b) las ausencias de Estado en poblados de alta densidad de población indígena, “son desnudadas” con ocasión del proceso electoral, evidenciándose nuevamente inexistencia de caminos de acceso o estos son intransitables. Precariedad de las “escuelas” públicas utilizadas como centro de votación, lo que permite constatar su grave estado de abandono. Agravado con la carencia de servicios básicos como el agua potable, luz y drenajes. c) delegados o subdelegados del Tribunal Supremo Electoral, en poblaciones con mayoría de habitantes monolingües, hablantes de un idioma maya, no hablan el idioma de la localidad dificultando obviamente la orientación a la ciudadanía, y haciendo imposible la motivación electoral a la población del lugar.

Estos elementos de viejas prácticas sociales podrán parecer obvios a algunos lectores. Haberlos destacado busca ese efecto. Lo obvio ha pasado a ser parte de “nuestra idiosincrasia chapina” y por eso no actuamos para cambiarlo. La misión pone en la picota a los partidos políticos y al Tribunal Supremo Electoral.

Fuente: www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.