Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Derechos con saldo rojo
Por Helmer Velásquez - Guatemala, 29 de noviembre de 2007

Superados en iniquidades solo por Haití.

Guatemala es el país menos equitativo de América Latina. Deshonrosa mención de una realidad construida pacientemente, sin descanso y a sangre y fuego por las élites hegemónicas, en alianza indisoluble. Quinientos años han bastado para tan ignominiosa obra. Una gráfica estadística y analítica de tan nefasta situación aparece contenida en el informe anual que sobre la situación de los derechos económicos, sociales, culturales y ambientales, recién se publicó bajo la autoría de la Coordinación de ONG y Cooperativas y el Centro Internacional de Investigaciones en Derechos Humanos. El informe circula en el país y fue presentado al Comité ad hoc de la ONU, en Ginebra, Suiza. Se desprende del mismo que, pese al crecimiento económico reportado por el país durante los últimos años –5 por ciento en 2006–, “los mecanismos de redistribución del ingreso continúan extremadamente débiles, configurando un escenario de crecimiento económico sin equidad... sin políticas redistributivas, los beneficios del crecimiento económico se concentran en los monopolios nacionales y las empresas transnacionales”. La inequidad no es un concepto abstracto, alude a la grave situación que afrontan 6 millones de guatemaltecos que viven en situación de pobreza, de los cuales cerca de 2 millones se encuentran en la indigencia. Es decir, la mitad de la población no tiene ninguna calidad de vida, pese a trabajar más de ocho horas diarias, en el sector informal urbano y rural o en la maquila. Nuestro país se mantiene en el puesto número 118 del Índice de Desarrollo Humano, que incluye a 177 países. Estamos ubicados en el penúltimo lugar de América Latina, solamente somos “superados” por Haití. Esto significa, en términos concretos, una amarga situación: el 62 por ciento del ingreso nacional se concentra en el 20 por ciento de la población, mientras que el 20 por ciento de la población más pobre únicamente tiene acceso al 24 por ciento del ingreso nacional. En estas condiciones el país efectivamente es inviable e impresentable; sin embargo, por compromisos internacionales en el marco del Sistema de Naciones Unidas, en noviembre 2008 el país será examinado sobre “sus avances” en materia de derechos sociales, evidentemente reprobaremos de nuevo. Sin embargo, en medio del drama y con riguroso escepticismo, recibimos la noticia de que el nuevo Gobierno colocará al centro de su política los derechos humanos en su sentido amplio.

Fuente: www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.