Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 14 - 2018

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

El 12 de octubre y «el encuentro entre dos mundos»
Por Hermes Vladimir Batres Osorio - Guatemala, 18 octubre de 2018

Solo el título «encuentro entre dos mundos» es ya vomitivo, pues no es posible digerir o asimilar tal discurso. No queda otra más que expulsar aquello, exteriorizarlo. Sobre todo cuando analizamos la historiografía oficial. Además, nunca hubo tal encuentro, sino la destrucción casi total de varias civilizaciones y culturas, las cuales vivían en la ahora nombrada América. Un encuentro es una reunión en la cual se pueden establecer relaciones, pero no de violencia. El holocausto más grande de la humanidad no fue el provocado por el nazismo, en donde se calcula, la también lamentable muerte de seis millones de judíos. Sino, el acontecido por el mal llamado «descubrimiento de América», pues ese hecho aniquiló la vida de setenta millones de seres humanos. Otros historiadores argumentan que fueron cien millones. En realidad, la cuenta se perdió entre tanta masacre.

Más aún, cuando los españoles arribaron, este continente estaba habitado por los pueblos ancestrales. Es decir, ya estaba descubierto, sus habitantes concibieron una cosmogonía muy propia, con arquitectura, astronomía y otras ciencias como las matemáticas. Sin embargo, repetimos el nombre de ese hecho incluso con satisfacción, olvidando todas las violaciones realizadas por los invasores, y los más enajenados se atreven a llamar «madre patria» a España. (Ya van a escuchar o leer en los medios de comunicación, toda la algarabía por el descubrimiento de América y lo heroico de Cristóbal Colón). El discurso oficial dota de legitimidad al supuesto «descubrimiento» y se instala en los sistemas educativos nacionales y en las universidades sin oponer siquiera una crítica al discurso eurocentrista, por el contrario, se asume y se repite de tal manera, terminando en consuetudinario.

Empero, la historia es una construcción, la construye quien interpreta los hechos. Nietzsche decía «no hay hechos, solo interpretaciones». Yo digo, hay hechos y sobre ellos se realizan interpretaciones. La historia, entonces, la devela el poder desde su discurso, estableciendo la verdad y autoconsiderándose progreso. Derivado de ello, nosotros somos las colonias (los conquistados) y ellos (los europeos) son la civilización, la vanguardia. Hasta el dios cristiano estaba con ellos cuando iniciaron el proceso invasivo y todo el despliegue colonial. La barbarie, para ellos (los europeos), eran los indígenas, esas pobres creaturas salvajes que no tenían alma, y que solo con la aceptación del cristianismo iban a tener una. Gracias a la acción civilizatoria, se tendría ingreso al reino de los cielos, a las buenas costumbres y a la gran vanguardia española. No obstante, la llegada de los europeos y su apoteósica gula por los recursos naturales, constituyó el detonante de la irracionalidad en la edad moderna; cuyo efecto fue el uso de la violencia en ejercicio del poder. Para finalmente negar la otredad como dispositivo de invisibilidad en los pueblos ancestrales, así se erigió la acumulación originaria, facultativa del protocapitalismo.

Los capitalistas van a decir que los reyes católicos de España se arriesgaron al invertir su capital en una empresa, contrataron a un pobre diablo, cuyo único capital era su fuerza humana, su propio yo. Cristóbal resulta ser su amo y su esclavo, y el resultado de aquella empresa fue precisamente las ganancias obtenidas. Una inversión con un gran, gran retorno de ganancias. Un beneficio justo para el atrevimiento y el riesgo inversionista. Hasta aquí parecería un locura criticar esta actividad, salvo por la relación amo-esclavo al que fue sometido el pobre Cristóbal. Sin embargo, la historia negada, que no es la contada en los libros de historia, está manchada por la barbarie europea, consiste en el desarrollo cultural del despojo hacia lo otro (lo violentado), poseedor de riquezas; oro, plata, tierras y su fuerza de trabajo instrumentalizada, mutada a esclavitud durante el desarrollo colonial.

Precisamente Marx, en su obra El capital, capitulo XXIV, realiza un análisis sobre el surgimiento de la acumulación originaria de la burguesía, es decir, ¿cuáles han sido las formas de acumulación de los capitalistas y que les permitió constituirse?, ¿cuál es el origen de la capacidad capitalista? Propone Marx el despojo como uno de los principales mecanismos de consolidación para la acumulación, cuya asociación con la violencia se manifiesta en las acciones prácticas, ya sea con legitimidad de las formas de gobierno, sometiendo al grueso de la población a las condiciones de pobreza, o bien con las prácticas invasivas y de la imposición colonial.

El descubrimiento de los yacimientos de oro y plata de América, la cruzada de exterminio, esclavización y sepultamiento en las minas de la población aborigen, el comienzo de la conquista y el saqueo de las Indias Orientales, la conversión del continente africano en cazadero de esclavos negros: son todos hechos que señalan los albores de la era de producción capitalista. Estos procesos idílicos representan otros tantos factores fundamentales en el movimiento de la acumulación originaria.

Entonces, el despojo como acción expoliadora de Europa sobre América concluye, para algunos países europeos, en el movimiento transitorio del capitalismo industrializado al monopolio del capital. Por ejemplo, Inglaterra y Holanda se convertirían en las grandes fábricas del mundo, gracias al dominio colonial y su respectiva explotación total de lo existente. Con razón Marx decía «el capital viene al mundo chorreando sangre y lodo por todos los poros, desde los pies a la cabeza». No solo por su constitución en Europa, sino, sobre todo, por las formas suscitadas de apropiación en la invasión de América.

La invasión de América no fue un factor más, por el contrario, fue el principal de los factores del salvataje económico europeo. A lo mejor ellos sí tienen motivos para celebrar, aunque Sartre, en el prólogo del libro Los condenados de la tierra de Franz Fanón, les dice: «Europa se ha hecho a sí misma creando esclavos y monstruos». Cabe señalar, si los europeos como Marx y Sartre, reconocieron a los monstruos que hicieron chorrear sangre, ¿por qué nosotros, los latinoamericanos, repetimos y celebramos «el encuentro entre dos mundos»? Además, las formas de explotación desarrolladas en la colonia, aún se mantienen vigentes, como prácticas de control, de despojo y violencia por las oligarquías herederas del feudalismo colonial. En suma, solo la conciencia histórica y la reinterpretación de los hechos desde nuestra autonomía racional podrán descolonizarnos.


Fuente; www.gazeta.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.