Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

La otra información
Por Ileana Alamilla - Guatemala, 8 de agosto de 2007

En el torbellino de la vorágine represiva nació Cerigua.

Una larga historia de silencio y de desinformación caracterizó por muchos años a nuestro país.

La guerra de 36 años se libró de manera silenciosa. Las violaciones a los derechos humanos, los asesinatos, detenciones ilegales, desapariciones, secuestros, el genocidio, así como los 46 mil refugiados en México, pasaron tan desapercibidos como el millón de personas que se internó en las montañas para proteger su vida.

Estas noticias no encontraron espacios en los medios. Eran tiempos de terror. El que habló se murió, entre ellos, muchos mártires del periodismo. El plan contrainsurgente impuso la censura y la autocensura, que es la peor humillación para un periodista.

El ejército era la fuente exclusiva del conflicto armado. Buscar otra información significaba un peligro. La verdad era una, la de ellos. Por eso, para muchos guatemaltecos esa realidad del país les fue ajena.

Los (as) indígenas y los pobres fueron las principales víctimas, además de los sindicalistas, los estudiantes, los intelectuales comprometidos, políticos de gran talla, en fin, grandes valores nacionales cuyo intelecto fue brutalmente abortado.

La represión a individuos se fue generalizando hasta diezmar dirigencias, sembrar pánico mediante acciones de terrorismo de Estado, pasando por la tierra arrasada, hasta llegar al genocidio.

Cuando fue el tiempo de las negociaciones de paz, los largos 10 años que tardaron también fueron silenciados y escasamente cubiertos.

Y justo en el torbellino de la vorágine represiva, nació Cerigua, una pequeña agencia de noticias, que desde el exterior desafió el sistema impuesto en Guatemala, aprovechó el auge del movimiento alternativo y rompió el cerco de silencio impuesto a la realidad guatemalteca.

El 8 de agosto de 1983, coincidiendo con el golpe de Estado de Mejía Víctores, irrumpió en el ámbito de la información con esa primera nota, que dio vuelta al mundo y le abrió un espacio en los medios de comunicación. Dio voz a los sin voz y aportó elementos y análisis a periodistas, medios, escritores, políticos, parlamentarios y grupos de presión, de casi todos los continentes.

Desde entonces y hasta ahora, ha innovado y transitado por la sendas de la comunicación, acompañando a los y las actoras postergados del desarrollo, en sus estrategias para colocar sus agendas en los medios.

Sus servicios diarios llegan a 110 radios, agencias internacionales de noticias, periódicos; circulan en más de 400 páginas electrónicas, es referente internacional en el tema de libertad de expresión, femicidio y protagonismos de las mujeres. Las visitas a su página se incrementan diariamente, al igual que las consultas y entrevistas en medios internacionales.

La otra noticia encontró cobijo y se multiplicó.

Fuente: www.prensalibre.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.