Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Adelanto de las mujeres
Por Ileana Alamilla - Guatemala, 15 de agosto de 2007

Si las mujeres decidieran no asumir por un día todas las obligaciones impuestas, seguramente sorprendería la magnitud de sus aportes económicos.

Hace unos días, gobiernos de 33 países, a través de sus respectivas representaciones, aprobaron el documento llamado “Consenso de Quito”, en la X Conferencia Regional sobre la Mujer de América Latina y el Caribe, realizada en Ecuador.

Este foro intergubernamental, convocado por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), fue el más importante en la región para el análisis de políticas públicas desde una perspectiva de género.

Del documento citado se colige el intenso trabajo previamente realizado, así como el nivel de las discusiones y los aportes de las y los participantes en el evento.

No cabe duda de que las exhortaciones y recomendaciones planteadas en el citado documento expresan el fruto de las luchas de las mujeres inmersas en tan desigual contienda, ya que los cambios alteradores de statu quo siempre pasan por la oposición furibunda de muchos, se transforman en burlas y descalificaciones, pero se atenúan con la aceptación y se consolidan con la efectiva transformación. Esto está sucediendo con las seculares desigualdades que han sometido a las mujeres a una vida de sombras y tinieblas.

La profundidad de las discusiones se evidencia en el contenido de la citada Declaración. Algunos de los aspectos importantes abordados están referidos al valor social y económico del trabajo de las mujeres y su contribución a la economía, en las dimensiones productiva y reproductiva.

Nuestra sociedad, tan acostumbrada a las aberraciones, siempre ha considerado que nosotras tenemos como obligación atender la casa, cuidar a los hijos, educarlos y formarlos, “servir” al marido y contribuir al sostenimiento del hogar. Estos esquemas se están rompiendo con la concienciación y participación de muchos hombres que, con sus actitudes y ejemplos, se han convertido en aliados del cambio.

El elemento económico subyace en todas estas prácticas inequitativas, que han invisibilizado el aporte de las mujeres, tanto en la economía familiar como en la nacional. Por eso, esta Declaración, al valorar dicha contribución, recomienda a los Estados incluir en las cuentas nacionales el aporte del trabajo doméstico, del trabajo agrícola y de subsistencia no remunerados.

Si las mujeres decidieran no asumir por un día todas las obligaciones impuestas, seguramente sorprendería la magnitud de sus aportes económicos. La X Conferencia recogió reflexiones y reconocimientos al papel de las mujeres en el retorno y fortalecimiento de la democracia, la igualdad, la justicia social y el desarrollo.

Veremos si el próximo gobierno asume las estrategias recomendadas en este documento, para alcanzar la equidad y romper con la discriminación. Más que discursos, se necesitan acciones.

Debemos estar vigilantes.

Fuente: www.prensalibre.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.