Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Alta tasa de mortalidad
Por Ileana Alamilla - Guatemala, 20 de agosto de 2007

A mayor cantidad de partidos, menos definiciones ideológicas.

La vida de los partidos en Guatemala es efímera, lo que se traduce en una “alta tasa de mortalidad política”, frase que utilizó el analista político Marco Antonio Barahona en la presentación de la Monografía de los Partidos Políticos 2004-2007, importante aporte que ha hecho ASIES y que actualiza cada cierto tiempo, contribuyendo de esta manera a visualizar la geografía política nacional.

En contraposición al elevado deceso de institutos políticos, se coloca su alta tasa de natalidad, que no precisamente significa calidad de la democracia y parecería irónico que mientras en otros países se discute la necesaria apertura del sistema para que sea más participativo, aquí se habla de contraerlo.

Sin embargo, la experiencia nacional demuestra que, a mayor cantidad de partidos, menos definiciones ideológicas y escasa calidad programática, sin mencionar otras perversiones que subyacen en la tendencia de esta impetuosa reproducción partidaria, donde los partidos ni siquiera pueden explicitar el objetivo para el cual fueron constituidos.

Hay algunos que en sus estatutos han obviado incluir esta parte sustancial de su razón de ser, ya que son partidos “cógelo todo”, y, por lo tanto, expresar su ideología sería un obstáculo para su práctica política. En todo caso, la actual ley electoral ya no les exige a los partidos definición ideológica.

En este marco de vaguedades, es “admirable” la gran creatividad, regularmente cantinflesca, de algunos liderazgos partidarios para evadir las molestas preguntas que inquieren sobre aspectos ideológicos.

Responden recurriendo al mensaje superficial, al lugar común, sólo que expresado con vehemencia, como que realmente estuvieran asumiendo posiciones y planteamientos de enorme trascendencia. Por eso, para los y las votantes, resulta difícil definir un voto que no encuentra opciones realmente diferenciadas.

De 63 partidos que han existido en 24 años, 33 han desaparecido, prueba irrefutable de la extremada volatilidad en el sistema de partidos políticos, que hoy exhibe a 21 instituciones, algunas creadas para negociar con los “grandes” para formar “frentecitos” que permitan conseguir alguna prebenda, puesto o embajada, para posicionar a su dueño y dirigente, o simplemente para satisfacer su ego.

En contraposición a esta realidad, lo deseable sería la consolidación de un sistema de partidos políticos sustentados ideológica y programáticamente, con una militancia auténtica, producto de una sólida formación, que rompa con la corrupción que se practica en varias de dichas entidades.

Aunque hay logros, como la Agenda Nacional Compartida, cuyo contenido lamentablemente sólo es conocido por los delegados involucrados en ese proceso y por sus facilitadores, o las discusiones e iniciativas del Foro de Partidos Políticos, la suscripción de acuerdos, los diálogos y otros espacios de acercamiento entre algunos dirigentes partidarios no parece reportar nada importante a la sociedad y al país, probablemente porque los ciudadanos comunes y corrientes no tenemos conocimiento del significado de esos avances que se han mantenido como un secreto de Estado.

La natalidad partidaria tiene una tendencia al alza, a pesar de las llamadas barreras electorales que han sido fácilmente superadas (como el número de afiliados). Expresión de esta proliferación de partidos será el colorido cartón de lotería que encontraremos el próximo 9 de septiembre.

ASIES ha aportado un excelente referente para reflexionar sobre el estado de la política, trabajo que habrá de ser reformulado entre pocos meses, cuando los resultados electorales modifiquen, una vez más, la geografía política nacional. La política necesita de un liderazgo cualitativamente diferente.

Fuente: www.prensalibre.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.