Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Historia increíble
Por Ileana Alamilla- Guatemala, 12 de septiembre de 2007

Ojalá la deseada sabiduría de los jueces permita que se haga justicia en este caso.

Había una vez un país con gente tan pobre, que sólo la falta de justicia superaba esta desgracia.

Por eso, las cárceles estaban repletas de pobres, mientras que afuera libremente transitaban delincuentes, cuyos recursos de distinto tipo les permitían gozar de impunidad.

Pero, súbitamente, el sistema se hizo eficiente, ante el terrible asesinato de una joven universitaria, que causó conmoción en la población. La fiscal de la Mujer, seguramente preocupada por mejorar las estadísticas correspondientes a estos casos, con la sola declaración de un testigo, que posteriormente cambió su versión tres veces y finalmente se retractó de lo dicho, pidió la detención de un honorable profesional, docente universitario, a quien se escogió como “chivo expiatorio”.

Fue así como el sistema de “justicia” produjo otra víctima, al encarcelar al sindicado, sin más pruebas que una declaración cuya fragilidad fue reiteradamente comprobada. El proceso siguió hasta llegar a sentencia condenatoria en contra del acusado.

Sin embargo, en ese país de la eterna injusticia, la opinión pública reaccionó ante tremenda grosería jurídica, movida por el heroico impulso que le dio la esposa del injustamente condenado.

Fue así como el primer juicio fue anulado por vicios en el procedimiento y se ordenó la repetición del debate. En una segunda etapa, la inconsistencia de la condena anterior se fue demostrando y espera llegar a un nuevo veredicto, el cual se conocerá pronto...

Lamentablemente, todo este relato no es figurado, es real. El país es Guatemala, la víctima inicial fue Claudia Pac y la segunda víctima Roberto Tejada. La heroína es Anabella Rosal, esposa del ingeniero Tejada, quien durante casi cuatro años ha mantenido su lucha contra la impunidad, la que aún cubre el asesinato de la joven Pac y que se deriva de la injusticia que se cometería al sentenciar a un inocente.

El testigo “clave” se llama Cruz Tecún, cuyas declaraciones no fueron corroboradas con otros medios de prueba, además de que él mismo las desmintió, señalando que el video donde constan lo produjo drogado y coaccionado, haciendo graves señalamientos al acusador privado (padre de Claudia Pac) en tal sentido.

Es cierto que no se litiga por la prensa y que los juzgadores deben fallar sin presiones. Pero en este proceso, la monstruosidad es brutal y no podemos dejar de reaccionar ante ella.

Ojalá la deseada sabiduría de los jueces permita que se haga justicia en este caso o, mejor dicho, que se termine la injusta tragedia que vive el ingeniero Roberto Tejada y su familia, sin menoscabo de encontrar a los verdaderos victimarios de Claudia Pac.

Fuente: www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.