Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Con luz propia
Por Ileana Alamilla- Guatemala, 3 de octubre de 2007

Hay personas que no requieren de apellidos aristocráticos o fortunas.

Hay personas que tienen luz propia; no requieren de apellidos aristocráticos o de fortunas para destacarse. Son los que desde la perseverancia en sus esfuerzos y la coherencia en su práctica de vida se han tornado relevantes. Ejemplos hay suficientes en nuestro país, donde los reconocimientos son escasos, pero ahí están estos personajes, sencillos, humildes y grandes como sus méritos.

Hoy quiero mencionar a dos.

Uno con “tres chocas alrededor del sol”, como él define su extraordinaria existencia, iniciada con luces que se fueron apagando por una enfermedad diagnosticada cuando apenas tenía 3 años y que lo privó de lo maravilloso de los colores, pero lo condujo a la talla que hoy se le reconoce.

Su madre fue su primer apoyo, le enseñó a leer a los 4 años, aprovechando un resto visual que todavía tenía, y su hermano, en un hermoso ejemplo de fraternidad que ya muchos desearan poseer, se convirtió en su lector permanente, encaramados en los árboles de su casa.

Ambos ganaron; nuestro personaje, la satisfacción de una necesidad sentida, y su hermano, el mérito de ser una de las más gratas voces de la radiodifusión.

Además de su desdicha, tuvo que enfrentar la discriminación establecida desde el gobierno de Justo Rufino Barrios que prohibía cualquier práctica docente a los “deficientes físicos”. Debió aceptar un título diferente cuando se graduó de maestro, que sólo le abría paso a la enseñanza superior, pero no al ejercicio de su profesión.

En la Universidad de San Carlos (Usac) se replicó con creces la injusticia, lo aceptaron sólo como oyente y con la advertencia de que no se valían protestas. Sus cualidades, capacidades y calidad humana, junto a su talento y don de gentes, le granjearon la simpatía de estudiantes y profesores, quienes presionaron para que se le otorgara el título de psicólogo en la Facultad de Humanidades.

Me refiero a Mario René Matute, ensayista, narrador y poeta que próximamente será homenajeado por amigos y personalidades en el vecino país azteca, refugio de grandes valores guatemaltecos que debieron sufrir el desarraigo y asentarse en México, país generoso con varios protagonistas de nuestra historia. Nos sumamos a las felicitaciones a ese periodista que es un hombre fuera de lo común.

Y el segundo que quiero mencionar es un connotado valor guatemalteco que recientemente fue homenajeado por el Banco Industrial, debido a sus altos méritos académicos y docentes. Se trata de Rolando Morgan Sanabria, destacado formador de investigadores durante 28 años, con 26 trabajos publicados por la Usac y la Universidad Nacional Autónoma de México.

Es, sin duda, un intelectual guatemalteco con méritos de sobra para merecer el honor que le fue concedido.

Fuente: www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.