Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Poderes paralelos
Por Ileana Alamilla- Guatemala, 11 de octubre de 2007

La seguridad de los periodistas no debería ser ajena a la sociedad.

La protección y garantía del ejercicio del derecho humano de libertad de expresión y emisión de pensamiento, consagrado en todas las legislaciones y en las declaraciones universales, son poco abordadas por gobiernos y por la propia sociedad –que no lo incorpora en sus plataformas reivindicativas.

La libertad de prensa, utilizada para medir el grado de democracia de los países, ha sido acorralada por nuevos actores, que se han convertido en los censores de estas libertades, colocando en situación de vulnerabilidad a quienes ejercen el periodismo.

La seguridad de los periodistas no debería ser ajena a la sociedad, nos atañe a todos y todas, aunque hay que reconocer que en un país signado por la violencia, en donde más de 16 personas son asesinadas diariamente, cada quien tiene su propia preocupación de conservar su existencia y la de sus seres cercanos.

El fenómeno mundial y regional del incremento de actividades ilícitas que generan un rápido enriquecimiento a través del crimen organizado y la narcoactividad ha dado vida a estos nuevos actores que han cobrado enorme relevancia en distintos ámbitos, alcanzando un poder colosal, basado en los descomunales recursos que manejan, la impunidad que los protege y las medidas de fuerza que imponen, con irrespeto a leyes y derechos.

Estos poderes fácticos, que gobiernan atrás o encima de las autoridades legalmente constituidas, tienen una patética influencia en la sociedad, cooptan, compran, intimidan y corrompen, son una amenaza para los periodistas y comunicadores. Silencian temas que les afectan, con lo que imponen la autocensura, que es una forma de eliminación de la verdad, de la conciencia y de la ética profesional.

Quienes en el ejercicio del poder sean alcaldes, diputados, autoridades de cualquier signo, abusan del mismo y de las facultades de las que están investidas; los que imponen criterios gracias a sus fortunas, también son parte de estos poderes paralelos que se han incrustado en empresas y organizaciones.

Koichiro Matsuura, director general de la Unesco, aseguró que el oficio de periodista nunca había sido tan peligroso. En Irak, más de 170 han sido asesinados desde que se inició esa hecatombe que ha arrasado poblaciones enteras y con ellas importantes referencias históricas del inicio de la civilización; y en México, sin guerra, 35 periodistas asesinados y siete desaparecidos se reportan a partir del sexenio de Fox.

Desde el ámbito periodístico hay esfuerzos regionales para monitorear, analizar y alertar sobre los peligros de esas acciones ilícitas que irrumpen en nuestras sociedades, se instalan, corrompen y amenazan nuestras débiles democracias.

Fuente: www.prensalibre.com - 101007


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.