Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

No sólo altruismo
Por Ileana Alamilla- Guatemala, 22 de octubre de 2007

Seguramente muchos empresarios nunca han visto cómo sobreviven los pobres.

Recientemente se reportó que a nivel mundial la pobreza causa la muerte de 50 mil personas al año, lo que desató, en los últimos días, acciones de solidaridad con los pobres y miserables alrededor del planeta, entre ellas, la conmemoración del “Día mundial del rechazo a la miseria” (el 17 de octubre); la campaña mundial “Levántate”, para crear conciencia sobre los Objetivos del Milenio y los compromisos de cumplimiento por parte de los Estados, y se levantó la inspiradora consigna de “convertir a la pobreza en historia”.

Es loable que organismos internacionales, asociaciones de jóvenes y deportistas, parlamentarios y medios masivos de comunicación internacionales tomen parte activa en estas acciones. Pero lo más importante es que se señale la principal raíz de esta miseria: la desigualdad, porque sólo así se podrán abordar las causas, y no sólo los efectos.

Asimismo, hace falta que se entienda que el camino de solución no está en la filantropía, sino que en la responsabilidad de los Estados de garantizar la integralidad de los derechos ciudadanos a todos y todas, lo cual no se logrará intentando convencer a los concentradores de la riqueza que ablanden sus corazones y cedan un pedacito de sus privilegios para que todos los seres humanos vivan con dignidad.

Según el Banco Mundial, en Guatemala, el 20% de los más ricos percibe el 64.1% de los ingresos, y el 10% más pobre capta sólo el 1.7%, lo que convierte a nuestro país en uno de los cuatro más desiguales del mundo. Esta situación de desigualdad está en la base de los extremos niveles de pobreza y de pobreza extrema, en los cuales también el país “sobresale” mundialmente.

Pero, además, el mapa de la pobreza coincide con los lugares habitados mayoritariamente por indígenas. Los casos de “crisis de seguridad alimentaria” que en los últimos años se han producido en algunos municipios del oriente del país, en Chiquimula y Jalapa, afectan también a núcleos de población mayoritariamente indígena.

Como corresponde a un país con una pirámide poblacional con alto predominio de jóvenes, éstos sufren directamente de la situación descrita. La Coordinadora Juventud por Guatemala señala que, según el INE, un 56% de la población juvenil entre los 15 y 29 años vive en condiciones de pobreza, y que en 102 municipios sobreviven con nulas o escasas posibilidades de desarrollo, con niveles de hasta 99% de pobreza.

Seguramente muchos empresarios nunca han visto cómo sobreviven los pobres, con qué se alimentan y cómo se les mueren los hijos junto con la esperanza (la de verdad, no la manoseada).

Es imprescindible que quienes tienen acceso a hablar al oído a los grandes ricos de este país les insistan, una y mil veces, en la necesidad de cambiar esta injusta distribución de la “riqueza que la riqueza produce”. Ya les han explicado los expertos que la pobreza no es negocio, que mientras más posibilidades de consumo tenga la población, el mercado será más próspero y lucrativo.

La caridad no es la respuesta ante la pobreza y la miseria. Las fundaciones y los altruismos son meritorios, pero insuficientes. Las justificaciones sobre la legitimidad de los capitales tampoco aportan en la discusión de la problemática.

La solución de esta tragedia radica en la función redistributiva del Estado, vía políticas sociales. La inversión y el empleo son fundamentales, pero, en una realidad como la nuestra, ampliar y profundizar las políticas sociales es indispensable.

Redistribución no implica confiscación del capital, significa fortalecimiento fiscal del Estado para que éste pueda cumplir su rol de garantizar ciudadanía.

¿Qué dirán los candidatos sobre este tema?

Fuente: www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.