Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Todavía es tiempo
Por Ileana Alamilla- Guatemala, 31 de octubre de 2007

Son ocho los objetivos previstos que buscan disminuir la brecha de desigualdad y la exclusión.

En septiembre del 2000, los jefes de Estado y de Gobierno de 189 países, incluida Guatemala, adquirieron el compromiso de construir un mundo diferente para el 2015. Ya solo faltan ocho años y nosotros mostramos enormes rezagos en el cumplimiento de la palabra empeñada. Son ocho los objetivos previstos que buscan disminuir la brecha de desigualdad y la exclusión, que en nuestro país es del tamaño del Sol.

Esta utopía pretende alcanzar una verdadera equidad de oportunidades para todos y todas, que pasa por erradicar la pobreza extrema y el hambre, lograr la enseñanza primaria universal, promover la igualdad entre los géneros y la autonomía de la mujer, reducir la mortalidad infantil, mejorar la salud materna, combatir el VIH/sida, el paludismo y otras enfermedades.

Este desafío y la palabra comprometida obligan a la adecuación de las políticas públicas y a las asignaciones presupuestarias requeridas, ya que los discursos, las declaraciones y la supuesta voluntad son insuficientes para honrar el compromiso.

La conmemoración, el pasado 24, del Día de las Naciones Unidas, fue aprovechada por Beat Rohr, coordinador residente de dicho sistema en Guatemala, para recordar a los dos presidenciables allí presentes la necesidad de aplicar creatividad, romper la rutina, promover las acciones pertinentes y rectificar el rumbo, para atajar la tragedia silenciosa que nos agobia y cumplir los Objetivos del Milenio, antes de que el plazo nos alcance.

El nuevo gobierno deberá asegurar el cumplimiento de estas metas, para lo cual le corresponderá realizar la planificación estratégica respectiva y aprovechar el ofrecimiento de solidarios acompañantes que están en la disposición de brindar capacidad técnica, experiencia y voluntad para construir ese mundo nuevo por el que han muerto miles de guatemaltecos y guatemaltecas y otros han debido asumir el destierro voluntario, al no encontrar aquí formas dignas de vida.

Hay estimaciones que reportan que se requiere acelerar el actual ritmo de crecimiento económico, lo que seguramente entusiasma al empresariado, pero también hay que implementar políticas complementarias de orden redistributivo.

Seguramente el escollo lo van a encontrar en las fuentes de financiamiento, ya que esos recursos adicionales necesarios tienen que venir del incremento de la carga tributaria, tema tabú e innegociable, no sólo para los pudientes, sino en general para la población, dados la cultura existente, las malas experiencias de malversación y el saqueo de las arcas nacionales que hemos vivido.

Estas metas serán conquistas tardías de derechos fundamentales, pero vale la pena esforzarse en ello.

Fuente: www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.