Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Esperanza empedrada
Por Ileana Alamilla - Guatemala, 16 de noviembre de 2007

Ahora es cuando Colom, el presidente electo, se enfrentará con la cruda realidad.

Terminó la fase de la democracia en donde el ejercicio ciudadano del sufragio convoca a una participación visible y directa de la población. Rebasamos con cansancio y hastío las campañas publicitarias exageradamente mercantilizadas.

Sobrevivimos a las marejadas e inundaciones de insultos y bajeza manifestadas en las campañas negras. Culminó esta segunda vuelta electoral, a pesar de las amenazas de ex patrulleros, del frío, de la lluvia, de la apatía manifiesta y del desatino de la fecha fijada por la autoridad electoral que se encontró en medio de un feriado que le arrebató sufragantes.

Esta nueva etapa postelectoral requiere de la habilidad y madurez indispensables en el arte de la política, para iniciar los acercamientos y cabildeos indispensables para recuperar la credibilidad, garantizar la gobernabilidad y emprender el difícil camino del nuevo gobierno que encontrará enormes escollos.

Álvaro Colom, electo en medio de un alto abstencionismo, deberá empeñarse en demostrar que sus ofertas de campaña son serias, viables y, sobre todo, que van a ser ejecutadas, ya que de lo contrario la oposición política organizada en los partidos que lo adversaron, los incrédulos y los que están en contra de todo tendrán en sus acciones el asidero perfecto a sus críticas.

Después de terminar el proceso de la transición en el que todos los partidos se involucraron, a invitación de la Vicepresidencia, deberá afinar la estrategia con sus principales operadores políticos para ubicar las prioridades que atender, las alianzas para la toma de las decisiones, los momentos oportunos y las acciones inmediatas. Todo esto requiere de humildad para alcanzar el éxito, ya que está demostrado que el triunfo no se arropa con arrogancia y prepotencia, pues de lo contrario éste se revierte casi de inmediato.

Los respaldos sociales también serán indispensables para transitar en la difícil coyuntura nacional e internacional, que iniciará la nueva gestión, la cual no contará con la mayoría parlamentaria para la aprobación de las leyes de interés nacional o necesarias para la gobernabilidad. Los recursos para atender la multiplicidad de ofrecimientos son muy limitados; deben incrementarse y ser destinados a honrar el compromiso de Estado de alcanzar en el 2015 los Objetivos del Milenio.

Los sectores vinculados al partido triunfador esperan ansiosos el cumplimiento de las ofertas electorales, especialmente de las que perciben con mayor sensibilidad, como el incremento del costo de la canasta básica, la necesidad de generar empleo digno, el clamor por un incremento salarial, la inseguridad y el necesario aumento al presupuesto de Salud y Educación.

Hay otros aspectos que todas y todos urgimos que se atiendan con prioridad, como el caso del combate del crimen organizado, la narcoactividad y la persecución y erradicación de los poderes paralelos que están atentos y agazapados para cobrarse favores, participar en la distribución de dividendos y otras exigencias al candidato triunfador.

Ahora es cuando Colom, el presidente electo, se enfrentará con la cruda realidad, no con la virtual que construyó en su campaña, sino aquella que exige de dinero para concretar su plan de gobierno, lo que impone la necesidad de una reforma fiscal, tema que sin duda será cuesta arriba.

También deberá enfrentar el reto del postergado desarrollo rural, respondiendo a la expectativa que su opción política creó en los habitantes de esas áreas, cuyo voto le fue favorable y le permitió contrarrestar la antipatía urbana. Sin duda que para Colom y la UNE la ruta está empedrada, ante lo cual la sola esperanza es insuficiente.

Fuente: www.prensalibre.com - 121107


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.