Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Una papeleta sin asesinos
Por Iduvina Hernández - Guatemala, 1 de mayo de 2007

El TSE debe resolver contra la inscripción del general genocida.

En breve, el Tribunal Supremo Electoral (TSE), convocará a elecciones generales para decidir sobre quiénes irán a la Presidencia, al Congreso y las Municipalidades en todo el país. A partir del 2 de mayo, oficialmente quedará abierta una carrera que lleva ya muchos kilómetros de iniciada sin que el TSE pueda controlarla.

Por el momento se vislumbra una campaña electoral salpicada de canciones, símbolos parvularios, artículos “promocionales” y cero contenido. Verborrea, problemas con la ley, alianzas sospechosas y cuentas bajo la mesa es todo lo que la gran mayoría de empresas con ficha política ofrece a la población. Ningún candidato tiene a estas alturas un programa real de Gobierno qué ofrecer a Guatemala. Y entre esas candidaturas, destaca la intención del general genocida Efraín Ríos Montt, de volver al Congreso. Destaca por su cinismo al buscar en la sombrilla de la candidatura un escudo que le cubra de dar cuentas ante la ley. Situación que ha evadido merced al poder que construyó con su partido político.

Habiendo estado a la cabeza del Frente Republicano Guatemalteco (FRG), a lo largo de los últimos procesos electorales, Ríos Montt ha acumulado un dominio político tentador para quienes buscan decisiones del Legislativo.

Con el imperio de la negociación en manos del FRG, logró conformar una Corte de Constitucionalidad (CC) que le fue fiel y le permitió, contra todo derecho, competir como candidato presidencial en 2003. Curándose en salud y ante una CC que no le resulta tan afín, optó por buscar una curul queriendo ganarle a la persecución penal. Con una orden internacional de captura y sendos procesos nacionales por genocidio, así como serios señalamientos de corrupción durante el Gobierno de su partido, el TSE debe resolver contra la inscripción del general genocida.

Una candidatura que busca darle impunidad a un criminal y un sirvengüenza no puede ser calificada positivamente por un órgano de control electoral llamado a fortalecer la democracia. De allí que el TSE no puede hacer oídos sordos ni ojos ciegos a la existencia de procesos previos a la convocatoria a elecciones. Ni el tortuguismo del Ministerio Público ni la dejadez en el Organismo Judicial deben justificar que las papeletas para el Congreso incluyan, otra vez, al general genocida. El TSE está obligado a decirle no a la candidatura de Efraín Ríos Montt.

Fuente: www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.