Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

¿A quién se hereda la vida?
Por Irmalicia Velásquez Nimatuj - Guatemala, 11 de diciembre de 2005

Un intelectual que rompe estereotipos y que no tiene prebendas qué proteger, deja huella, y si además deja sus acervos bibliográficos a su tierra, merece reconocimiento porque está heredando parte de su vida.

Recientemente, Carlos Guzmán Böckler cedió más de 11 mil volúmenes al Centro de Formación de la Cooperación Española, en la Antigua Guatemala. La noticia pasó desapercibida por la prensa en un país arrodillado ante la violencia y la miseria.

Además, a partir de 1996 Guzmán Böckler ha permitido que organizaciones del pueblo maya editen sin restricciones las veces que deseen el libro Guatemala: una interpretación histórica-social, en donde planteó con crudeza el racismo histórico que ha oprimido, sin importar su condición social, a la mayoría de mujeres y hombres del país. Varios son los aportes de este intelectual al pueblo maya, que van desde evidenciar las limitaciones del materialismo histórico para analizar una sociedad diversa como la nuestra, hasta apoyar la formación crítica de profesionales indígenas de Latinoamérica.

A mediados de la década de 1970, el primer lingüista k´ichee´ en traducir el Popol Vuh del manuscrito de Francisco Ximénez, compartió su trabajo con personalidades estatales y académicas de Guatemala, pero todos lo ignoraron y muchos se burlaron: un indio flaco, con sombrero de petate no podía aportar al conocimiento universal y menos proponer un alfabeto k´ichee´. Sin embargo, Guzmán Böckler reconoció que estaba ante un intelectual políticamente consecuente con su pueblo y ante una autoridad digna de respeto. Él tomó el manuscrito, se fue a México y volvió con un contrato de publicación de ediciones de la Casa Chata CIS-INAH.

En retribución, don Adrián Inés Chávez, en diciembre de 1977, le obsequió la segunda copia del manuscrito original y le dedicó estas palabras: “Como una demostración de gratitud por su interés para que este trabajo se publicara cuanto antes. Es una lucha que llevó 15 años de estudio del manuscrito y poco más o menos cinco años de traducción. Hubo necesidad de reconstruir el idioma en que está escrito e inventar siete consonantes para representar la verdadera fonética indígena… Sin embargo, algunos guatemaltecos han dicho ‘que es apartarse de los avances científicos’. Como mi caro amigo no es de esos guatemaltecos, le escribo estas letras como testimonio de una amistad sincera y firme, también como testimonio de una lucha silenciosa y honesta para sentar algunas verdades históricas.”

Guzmán Böckler ilustra que se puede ser un buen maestro, mantener un trabajo político y estar al día con los complejos cambios, sin dejar de ser fiel a los principios de justicia y de equidad de género, racial y social. A varios hombres y mujeres de mi generación nos vio nacer, crecer y esquivar la guerra. Nos influyó y nos respaldó estratégicamente. Por eso, celebro su ejemplo de compartir con los pueblos de Guatemala un tesoro de conocimientos pero también de responsabilidad intelectual.

Fuente: www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.