Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Ricardo Cajas Mejía
Por Irmalicia Velásquez Nimatuj - Guatemala, 24 de abril de 2007

Era miembro del ala radical indígena.

La polarización de la década de los setenta, la extrema violencia estatal en contra de las comunidades indígenas durante los ochenta y el resurgimiento de demandas mayas en los noventa influyó en los líderes sobrevivientes. Así de complejo fue el escenario que enfrentaron los dirigentes de Xel-Jú en las elecciones de 1990, porque aún no concluía la guerra, mientras la comunidad internacional apoyaba un proceso de paz que no tomaba fuerza. Además, las reglas de participación electoral se modificaron, se exigió a los hombres y mujeres, aptos para votar, que se empadronaran y a los comités cívicos 500 firmas de ciudadanos empadronados para inscribirlos.

El Comité decidió tres acciones. La primera, participar en las elecciones municipales de la ciudad de Quetzaltenango y propuso una lista de profesionales y empresarios k’iche’s. Segundo, constituir el Consejo Consultivo y tercero, crear el cargo de Presidente Honorario. Estas dos figuras buscaron entrelazar la experiencia de los fundadores con la fuerza de los jóvenes que se unían al Comité. Xel-Jú evidenció que la política de tierra arrasada no barrió con todo el liderazgo indígena, pero el temor que instauró impedía que los precandidatos aceptaran participar. Finalmente, aceptó el profesor Ricardo Cajas Mejía, uno de los fundadores, ideólogo y efusivo orador. Cajas era una fusión poco común. Por un lado, era un dirigente magisterial que sufrió la persecución por abanderar las reivindicaciones por los derechos laborales, pero era un profundo crítico de la lucha de clases. Por el otro lado, era un ferviente defensor de las demandas indígenas y apelaba al derecho que les asiste de decidir sobre sus destinos sin interferencia de externos. En esa época, Cajas era miembro de la ala radical indígena que tenía presencia, respeto y seguidores en el país.

Dentro de los atributos de Cajas estaban su intenso activismo –que implicó sacrificar a su familia- dentro y fuera del país, a favor del reconocimiento de los derechos indígenas y la construcción de un discurso maya orgánico, coherente y radical enmarcado dentro de la historia colonial y neocolonial que él presentaba en espacios universitarios, partidos políticos, con la comunidad internacional, Iglesia y Estado. Su actitud franca le sumó simpatías en el mundo indígena, porque vivían un severo racismo, pero también enemigos en los diferentes mundos.

Fuente: www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.