Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Reclamando su herencia
Por Irmalicia Velásquez Nimatuj - Guatemala, 27 de agosto de 2007

Jóvenes que hoy trabajan por rescatar al Xel-Jú.

Con este artículo concluyo la serie periodística dedicada a un sector k’iche’ de Quetzaltenango, que inicié el 4 de diciembre de 2006, con el escrito Culaha. En 36 artículos cortos presenté brevemente la historia de un pueblo subalterno que se ha mantenido de pie durante 483 años. Evité escribir una apología y de forma analítica mostré pasajes que inspiran, pero también actos de tristeza y decepción.

En este recorrido aprendí que la historia no es como se quiere que sea, por más justas y dignas que sean las demandas. En países pobres como Guatemala, la historia la escriben quienes tienen el poder. Esto no significa que la correlación de fuerzas sea lineal a lo largo del tiempo, porque sería asumir el fatalismo y el pueblo k’iche’ ha mostrado con sus actos su constante irreverencia a lo predeterminado. Lo que sí existen son momentos coyunturales de relativa convergencia, que usados estratégicamente permiten lograr concesiones significativas.

También aprendí que llegan momentos en que hay que saber retirarse y esperar para poder continuar. Ellos fueron despojados de sus territorios urbanos, pero con la crisis de 1930, mientras los cafetaleros huían, los k’iche’ con su prudencia ahorrativa recompraron sus tierras. Además, asumieron las instituciones opresoras como la escuela y formaron generaciones de profesionales indígenas orgullosos de su origen. Perdieron su alcaldía indígena, pero fundaron la Sociedad El

Adelanto y luego el Comité Cívico Xel-Jú que a nivel nacional tiene más vida y credibilidad que los actuales partidos políticos.

Esa historia la escribieron al combinar la experiencia de los mayores con la fuerza de la juventud.

Los principales cambios se realizaron con el acompañamiento de los ancianos y cada generación de jóvenes k’iche’ ha asumido la responsabilidad que la historia les asigna y cuando se han equivocado han aprendido y se han levantado.

Concluyo esta serie dedicándotela a ti, mi Nuchme’s y a ese torrente de jóvenes que hoy trabajan por rescatar al Xel-Jú, quienes con entusiasmo aprenden y viven la experiencia de hacer política partidista desde las bases. Ustedes son un ejemplo inspirador, de los que hay cada vez menos, pero que son tan necesarios. Muchos formados en universidades nacionales o extranjeras han vuelto para reclamar su herencia y con todo derecho. Sigan abriendo caminos anchos, sin olvidar que llevan consigo el legado de sus abuelos.

Fuente: www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.