Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

El voto indígena
Por Irmalicia Velásquez Nimatuj - Guatemala, 3 de septiembre de 2007

El voto a los indígenas se les otorgó en 1965.

A propósito de las próximas elecciones nacionales y de la búsqueda, por todos los medios, de los partidos políticos por obtener la mayor cantidad de votos es significativo resaltar que según cifras del Tribunal Supremo Electoral el sufragio rural, indígena y pobre será sustancial. Pero esa envergadura no se refleja en la campaña, por el contrario, se ha vuelto a experimentar cómo la mayoría de candidatos basan su campaña en absurdas canciones, trillados eslóganes, falsos ofrecimientos, raquíticos o ausentes análisis con sus propuestas y presupuestos sobre cómo enfrentarán la situación de los pueblos indígenas.

Esto no es extraño en Guatemala –con base en las evidencias documentales y casos concretos– puedo afirmar que con cambios durante todo el siglo XX “el indio” fue ubicado, por el Estado y las élites, como “un problema nacional”. Es doloroso leer las discusiones registradas en los Diarios de Sesiones de las Asambleas Legislativas que mantuvieron los constituyentes en 1944-1945 y 1964-1965 sobre si se le otorgaba o no al analfabeta, que en su mayoría era indígena, el derecho al voto. Fue evidente que el problema no era en sí los analfabetas porque habían analfabetas ladinos, a quienes colocaban en otra categoría, el problema era que los indígenas por ser diferentes eran bárbaros e incivilizados y necesitan de la tutela ladina.

Arturo Taracena, en el libro Etnicidad, Estado y Nación en Guatemala 1944-1985, plantea que los que se oponían al voto de los analfabetas afirmaban que los indígenas eran ignorantes, inconscientes y manipulables por los tiranos. El constituyente Adalberto Pereira Echeverría en 1944-1945 argumentó que, si se le permitía votar al analfabeta, sería “un simple instrumento de partidos políticos” y agregó, convencido que para “salvar al indio” había que prohibirle el voto. Igualmente Manuel de León planteó que el voto a los analfabetas “es una faceta del problema indígena.... (Y que) la masa indígena en nuestro país nos presenta siempre problemas…”.

El voto a los indígenas analfabetas se les otorgó con cautela en la Constitución de 1965. Desde entonces han desfilado por las comunidades cientos de candidatos y la mayoría aún cree vivir en el siglo XX porque se asumen salvadores de los “indios”, manipulando el tema de la opresión racial y la opresión económica. Ciegos de ambición no se percatan que solo un replanteamiento de la realidad étnica permitirá reconstruir el país

Fuente www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.