Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Cubierta de sangre
Por Irmalicia Velásquez Nimatuj - Guatemala, 24 de septiembre de 2007

Panzós volvió a conmoverme.

El 29 de mayo de 1978, según sobrevivientes, cientos de hombres, mujeres y niños q’eqchi’ llegaron de las aldeas Cahaboncito, Semococh, Rubetzul, Canguachá, Sepacay, finca Moyagua y del barrio La Soledad para concentrarse en la cabecera municipal de Panzós, cargando sus instrumentos de trabajo como símbolo de su lucha. Pidieron que cesaran las expropiaciones de sus tierras, que se iniciaron con Justo Rufino Barrios, a través del decreto 170; o de Redención de Censos, que permitió la expropiación legal de tierras a los pueblos indígenas en favor de los alemanes, y permitió la venta en pública subasta de tierras comunales.

La propiedad comunal del pueblo q’eqchi’ se convirtió en propiedad privada, que -concentrada en pocas manos- se dedicó al cultivo de productos para la exportación y permitió la servidumbre de finca, que se basó en la creación de mozos colonos. El respiro les llegó con el gobierno de Jacobo Árbenz, cuando formaron comités agrarios y les adjudicaron 2 mil 300 hectáreas. Pero con la Contrarreforma de 1954, las tierras fueron devueltas a los finqueros y se eligió a Flavio Monzón, del Movimiento de Liberación Nacional, alcalde municipal. Monzón mantuvo el poder hasta la década de 1970. Durante es tiempo se convirtió en uno de los más grandes terratenientes.

A partir de 1954, las familias iniciaron procesos de resistencia y demandaron al INTA la regularización de la propiedad de sus tierras. A pesar de las gestiones, ningún campesino recibió título de propiedad. Por el contrario, finqueros, autoridades y militares se dedicaron ha asesinarlos, golpearlos y amenazarlos. Esa mañana pidieron hablar con el alcalde, pero fueron ametrallados durante cinco minutos por el Ejército, cuyos hombres estaban apostados en los techos de la alcaldía, de la Iglesia y desde tres ametralladoras que estaban en la plaza, la cual quedó cubierta de sangre.

Entre los muertos que quedaron en la plaza y los que murieron en los caminos y ríos suman más de cien. Allí cayó Adelina Caal, Mamá Maquín, lidereza q’eqchi’. El municipio de Panzós, ubicado en el valle del río Polochic, pertenece al departamento de Alta Verapaz.

El historiador Greg Grandin plantea que Panzós es un parte aguas en la historia, porque allí ocurrió la última masacre colonial y fue el inicio de las masacres contemporáneas.

En estas elecciones, Panzós volvió a conmoverme. Allí, el FRG obtuvo 2 mil 161 votos para la Presidencia, el Patriota 1,597 y Encuentro por Guatemala 142

Fuente www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.