Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Fortaleza política
Por Irmalicia Velásquez Nimatuj - Guatemala, 19 de noviembre de 2007

Los territorios indígenas están dejando de ser resguardos de vida, conocimiento, identidad y resistencia porque el poder económico global ha ido tomando fuerza política y, al mismo tiempo, ha ido acumulando impunidad en su inmoral lucha por impulsar tratados de libre comercio. La sociedad civil está cada vez más desestructurada, ante una débil coordinación entre pueblos, sectores y organizaciones. Esto ha ocasionado que cada vez más se diluya el derecho territorial colectivo.

Ante un panorama complejo y sustentado constantemente en el andamiaje jurídico nacional e internacional, incluso a través de instrumentos de los pueblos indígenas, que empiezan a ser usados en contra de ellos –como el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo– les está permitiendo a las poderosas transnacionales instalarse, sin mayores condiciones, en territorios indígenas.

Por lo tanto, es importante empezar a reconocer que los actuales procesos de resistencia están mostrando sus límites. Habrá que empezar a revisar las metodologías, el momento histórico y trabajar con seriedad en la formación política porque cada vez más se está ante fases que cambian con rapidez y que son complejas.

Se vive en escenarios enmarañados y a veces resulta contradictorio lanzar luchas o denuncias penales a nivel internacional, porque se descuidan las demandas nacionales. Y al final se termina sin avanzar ni en uno, ni en otro espacio. Urge revisar las estrategias de trabajo y los procesos de coordinación existentes, porque no se ha obtenido el impacto que se requiere. La fortaleza política está por los suelos, porque se ha fallado al haber enterrado los procesos de formación y se ha optado por irrumpir públicamente sin planificación.

Es obvio que se ha abandonado la rigurosidad en las luchas y cuando menos riguroso se es, menos se avanza. También ha habido debilidad en la exposición de las demandas, el planteamiento de los argumentos y la presentación de las denuncias. Prevalece una falta de preparación en la formación y en el manejo del conocimiento político estratégico. En parte, por eso no hay impacto en los medios de comunicación, en el Estado y en las poblaciones.

El conocimiento mutuo y complementario es estratégico, porque no es lo mismo denunciar una violación frente a una comunidad que frente a un tribunal, si no se hace esa diferenciación de tareas muy poco se avanzará en la obtención de la justicia

Fuente: www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.