Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Discurso de igualdad
Por Irmalicia Velásquez Nimatuj - Guatemala, 24 de diciembre de 2007

En esta época una de las preguntas que emerge, pero que no se hace públicamente, porque es política y socialmente incorrecta, es: ¿cómo en un país tan desigual como Guatemala es posible exaltar un discurso de igualdad, paz, amor y prosperidad, enmarcado en una época que apela a ser benevolente y a amar al prójimo cuando en la realidad ni los gobiernos ni quienes tienen un poco de poder para intentar transformar la inequidad nacional toman acciones mínimas que impacten en la vida de la mayoría de las familias de abajo?

Mientras las grandes transnacionales despliegan su millonaria maquinaria publicitaria para representar de manera abierta que los deseos de “todas las familias” se hagan realidad, extraen sin ningún tipo de ética profesional y humana los recursos naturales de regiones que han sido dejadas por los estados a merced de unas pocas, pero poderosas empresas. Mientras el área financiera nacional e internacional desea “prosperidad”, no dejan de cobrar elevados intereses que, a mediano y largo plazo, resultan casi impagables para los pequeños y medianos préstamos.

Mientras el Gobierno –a través de una apologética campaña publicitaria– desea a los guatemaltecos un mejor año y se despide remarcando los logros de su gestión, se niega a abordar la dolorosa situación de los más de 20 mil hombres y mujeres deportados de Estados Unidos que retornaron al país durante este año. Quienes llegaron a la tierra de la cual se fueron por falta de oportunidades y retornaron sin trabajo y, además, criminalizados; a enfrentar una situación social igual o peor que la que dejaron.

No se trata de dejar de celebrar un acontecimiento que para algunos pueblos y culturas es importante, sino de remarcar y estar conscientes de que mientras unos se reúnen alrededor de una mesa para comer tamales y pavo, y beber champaña, en este país y en más de la mitad de la población de América Latina las familias de regiones lejanas y rurales, pero también en cinturones urbanos excluidos, no han dejado de reunirse para encontrar opciones para cubrir la educación elemental de sus hijos, para contar con asistencia médica mínima, para hacer llegar agua potable y drenajes a sus barrios, para resolver sus problemas de inseguridad, violencia y desempleo que obligan a los mejores brazos a emigrar y fragmenta dolorosamente a los que se quedan. Así se vive desde abajo esta época de paz, amor y prosperidad.

Fuente: www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.