Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 9 - 2013

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Campaña desinformativa
Por Irmalicia Velásquez Nimatuj y María Aguilar - Guatemala, 5 de marzo de 2013

El trabajo sustantivo fue convencer a las clases medias de la capital.

Con la Revolución de 1944, la derecha radical inició la construcción de una campaña mediática que se fortaleció con la muerte del mayor Francisco Arana en 1949, y la llegada de Jacobo Árbenz Guzmán a la presidencia en 1951. A partir de ese momento, el aparato propagandístico fue liderado por la United Fruit Company a través del trabajo de relaciones públicas encargado a Edward Bernays, para ejecutar una campaña desinformativa en contra de Árbenz desde Estados Unidos. La campaña fue abrazada por la elite agraria nacional, que la reprodujo en prensa escrita, televisiva y radial, desde editoriales, columnas, noticias, hasta panfletos que distorsionaban las políticas gubernamentales.

El aparato mediático construido por Bernays fue clave para la caída de Árbenz que en el interior del país atemorizó y desinformó a las mayorías que vivían en miseria. Pero el trabajo sustantivo fue convencer a las clases medias de la capital y del interior diseminando que “el comunismo” que se implantaba en Guatemala les quitaría hijos y mujeres, introduciría en su casa a otras familias, les arrebataría propiedades y medianas empresas o comercios, entre otras confiscaciones. Como no existía el Internet ni las redes sociales por donde transitan libremente las ideas, sembraron en sectores el temor, a través de folletos que redactaban, imprimían y distribuían. Hoy, cuando se revisan esos panfletos, lo valioso que tienen es que son históricos porque su contenido raya en lo absurdo, se basan en mentiras, desinforman, siembran terror y buscan controlar a la opinión pública.

Al comparar la propaganda de 1950 con los suplementos que hoy publica la fundación Contra el Terrorismo –que dirige un pequeño grupo extremo y menos cuerdo que los que creen en el anticristo–, sumado a columnistas de centro derecha que refuerzan ese discurso de manera moderada, y con escuela para no parecer desquiciados sino expertos en la realidad guatemalteca, más la información de los medios nacionales que magnifica acciones de las multinacionales, mientras niega espacios a sectores opositores, no habría escapatoria. Irónicamente, gracias a los medios internacionales y a los alternativos, hoy se rompe el cerco ideológico y político de la centro-extrema derecha guatemalteca.

Fuente: www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.