Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 1 - 2004

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Viva la vida: Medio siglo sin Frida
Por Jaime Barrios Carrillo - Estocolmo, 21 de noviembre de 2004

Este año se cumple medio siglo de la muerte de la pintora y activista mexicana Frida Kahlo. La conmemoración ha generado una verdadera fridomanía. Exposiciones, afiches, libros biográficos. Frida es personaje de culto.

En México se han llevado a cabo actividades en la Casa Azul, donde Frida Kahlo y Diego Rivera vivieron entre 1929 y 1954. En todas partes ha habido conferencias, recitales, mesas redondas, artículos en revistas y periódicos. En Montevideo se ha montado una obra de teatro de Humberto Robles acerca de la artista mexicana. París le dedicó un festival durante todo octubre.

Frida Kahlo no se volvió figura tan prestigiada, sino hasta 25 años después de su muerte. En vida no pudo concretar más de dos o tres exposiciones, incluida una en París a, donde asistió Picasso, pero que no tuvo mayor éxito. Las causas de este olvido de un cuarto de siglo residen en la montaña de prejuicios sobre esta mujer intensa y controversial, liberada en sus opiniones sobre todos los tópicos. Khalo se adelantó, sin duda, a su tiempo.

Con el movimiento feminista y también la nueva crítica de arte, Frida fue "descubierta" y su vida y obra han adquirido creciente interés. Sus cuadros están plagados por la representación del dolor. Mas también de esperanza permanente, expresada en su sana ironía y el uso de una fiesta de colores.

Frida Kahlo fue marcada desde muy temprano por un cuerpo enfermo, y luego un accidente la invalidó. Se sobrepuso con gran voluntad y logró caminar de nuevo. Durante la etapa en que estuvo postrada en la cama comenzó a pintar, con ayuda de un espejo en el techo. Sus obras retratan desde entonces estados existenciales. La pintura fue su manera de exorcizar angustias y dolores, reírse de sí misma y de las cosas que le acontecían.

Las pinturas de Frida están llenas de simbolismo. Una lucha por expresar los sentimientos más profundos, junto a formas naturales, cotidianas, reconocibles. Frida se rodea de México. Se viste de México, de la cultura popular que tanto ella como Rivera admiraban.

Uno de sus cuadros famosos se titula "Unos cuantos piquetitos", donde ilustra el asesinato de una mujer y las declaraciones del homicida. Una pintura emblemática que pone el dedo en la llaga: la violencia de género. Lo que hoy ha llegado a ser un terrible monumento al odio en Ciudad Juárez o en Guatemala, con sus más de 400 mujeres asesinadas.

Su último acto público evidencia su afán de compromiso. Gravemente enferma decide salir a manifestar por Guatemala. Se hace presente en una inmensa concentración de protesta contra la intervención norteamericana y el derrocamientio del presidente Arbenz, en 1954. Va sentada en silla de ruedas que Diego Rivera empuja. Pocos días después Frida Kahlo moría en su cama.

Fuente: www.sigloxxi.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.