Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Adopciones, el caso de Martin Holmqvist
Por Jaime Barrios Carrillo - Estocolmo, 15 de febrero de 2005

A propósito de adopciones, conviene mencionar a Martin Holmqvist. En un reportaje reciente del vespertino Aftonbladet, de gran circulación en Suecia, se presenta el caso de este joven de origen guatemalteco que vive ahora en Estocolmo.

Martin fue adoptado cuando estaba pequeño, por una pareja de hombres homosexuales. Uno de sus "padres", después de haber fracasado en su intento de adoptar en Suecia, lo logró en Guatemala, donde las adopciones resultan un negocio rentable, y donde abundan los huérfanos de la guerra. El país tiene el mayor número de adopciones per cápita en el mundo.

Martin Holmqvist pone en evidencia la desprotección de los niños guatemaltecos adoptados. UNICEF ha señalado que más del 90% de los casos de adopción en Guatemala se realizan por vía notarial, lo que implica la inexistencia de controles estatales para determinar el origen del infante, asegurar el asesoramiento a los padres y garantizar el libre consentimiento de los progenitores.

UNICEF ha manifestado también su preocupación por los procesos de adopciones en Guatemala y la carencia de supervisión del Estado para controlarlos. Se propicia de esta manera una falta de información respecto a la idoneidad del adoptante, y falla el seguimiento de la situación del niño dado en adopción.

El Estado guatemalteco carece de legislación adecuada para la adopcion y no hay concordancia entre el derecho interno y el internacional en materia de los derechos de la infancia. Guatemala debe poner en práctica, sin más retrasos, la Convención sobre Derechos del Niño, especialmente el artículo 21, que trata del tema de las adopciones.

La adopción es una forma de filiación que debe proporcionar a los menores un entorno que sustituya, en la medida de lo posible, al padre y a la madre biológicos de los niños. Los adoptados tienen derecho a poseer un referente masculino y otro femenino.

Urge legislar en materia de adopción. Es imperativo proteger a la infancia desamparada. La creación de un ente u organización semiestatal, un Centro Nacional de Adopciones, donde intervenga también la sociedad civil, podría facilitar la transparencia de los procesos, y ayudar y asesorar a los adoptantes y a las instituciones y hospicios que se encargan de los niños.

El caso de Martin Holmqvist muestra la debilidad del proceso de adopción en Guatemala. Debe prevalecer siempre la perspectiva del infante sobre todas las demás. Sobre todo cuando se trata de adopciones que implican cambios a países con otra cultura y otros rasgos biológicos. Basta con la tragedia del abandono para encima tener que ser sometidos a circunstancias diferenciantes, que podrían causar daños emocionales. Los huérfanos chapines no deben ser conejillos de indias ni motivo de negocio.

Fuente: www.sigloxxi.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.