Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Iraq despues de las bombas
Por Jaime Barrios Carrillo - Estocolmo, 14 de marzo de 2005

¿Qué está pasando en Iraq? Se pensó en un paseo pero las tropas todavía están ahí, sufriendo más bajas (arriba de los mil muertos) que los 130 soldados (incluidos 25 latinos) que cayeron durante los combates con las fuerzas armadas de Saddam.

Son demasiadas las noticias desalentadoras que se filtran, aunque el mundo no está siendo cabalmente informado. Vale repetir que la primera víctima de una guerra es la verdad. Desde antes de la invasión se había formado un cerco informativo sobre Iraq.

Al cumplirse dos años del inicio de la guerra, continúa la pregunta sin respuesta: ¿Fue todo una invención? Las armas de destrucción masiva no se encontraron nunca. Y por otros cauces mortales, la guerra continúa.

Debe resaltarse el caso de la periodista italiana Guiliana Sgrena, liberada el pasado 4 de marzo, después de haber permanecido semanas en poder de un grupo terrorista. Sgrena estuvo a punto de morir (resultó herida) al haber sido balaceado el automóvil en que era transportada por agentes italianos que habían negociado con los secuestradores. Soldados norteamericanos dispararon cerca del retén 504, en las inmediaciones de Bagdad, aduciendo que el automotor era conducido a alta velocidad.

El escándalo produjo las inevitables fricciones entre Washington y Roma. Pero, sobre todo, ha dado motivo a la reacción del gremio periodístico, que ve en el caso de Guiliana Sgrena un claro atentado a la libertad de prensa. El presidente de la Asociación de Periodistas Italianos afirmó al respecto que "pronto será lo de Iraq una guerra sin testigos". Y las estadísticas fatales parecen confirmarlo: 48 periodistas han sido muertos en los últimos dos años y 21 han sido secuestrados.

Si la verdad y la expresión son anuladas, el mundo no podrá saber de los muertos, la tortura y los procesos judiciales represivos. En Iraq sobra y abunda de lo anterior.

El terrorismo se nutre del descontento. Y el descontento no podrá ser ocultado por mucho más tiempo. A diario suceden atentados suicidas. La población civil sufre los asedios y los bombardeos no han terminado. En Iraq hay muertos a carretadas. Una escalada inhumana de violencia que ha sumido al país iraquí en la barbarie y la pobreza. La democracia no se puede imponer con bombas de precisión.

Cabe entonces preguntarse ¿Habrá sido ésta una guerra inútil? ¿Pudo haberse evitado con la información correcta, con la verdad desde el principio?

Guiliana Sgrena venía reportando sucesos no favorables a las fuerzas de ocupación. Por ejemplo, su trabajo sobre torturas de mujeres en la cárcel de Abu Gharid. Y sin embargo fue secuestrada por terroristas. O por bandidos. Nadie sabe ya nada. La lógica del caos y la violencia se imponen trágicamente sobre el sentido común y los derechos humanos.

Fuente: www.sigloxxi.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.