Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Primero de Mayo
Por Jaime Barrios Carrillo - Estocolmo, 1 de Mayo de 2005

Hoy saldrán a manifestar miles de personas en Estocolmo. En Escandinavia ha sido una tradición de más de cien años. Una fecha casi familiar que no obstante moviliza socialmente y también prende el debate y la opinión.

La fecha tiene sus orígenes en los acontecimientos de Chicago en 1886, cuando las manifestaciones de los obreros, que pedían la reducción de la jornada laboral a ocho horas, culminaron en trifulcas, resultando un policía muerto. Después de un juicio sumario y parcializado, fueron condenados a muerte media docena de dirigentes sindicales. Se les conoce hoy como "Los Mártires de Chicago."

En muchas partes del mundo el Primero de Mayo es una fecha sentida. Incorporada a la memoria histórica y a las representaciones sociales. La gente sale y manifiesta o por lo menos observa el paso del desfile con sus banderas, mantas y cantos. No se trata simplemente de un día de asueto.

En América Latina el Primero de Mayo ha tenido otras dimensiones, bajo la amenaza latente y a veces patente de fuerzas conservadoras, que han visto a la fecha con desprecio y temor. No pocas veces han terminado las manifestaciones en masacres y represiones. Recuerdo la de 1980 en Guatemala, durante la cual fueron "desaparecidos" dirigentes y participantes. Se decidió entonces no manifestar más debido al clima de represión, y no fue sino hasta varios años más tarde cuando los trabajadores acompañados de los estudiantes de la Usac salieron nuevamente a las calles.

Guatemala es un país donde Luis Cardoza y Aragón nos recuerda que estuvo prohibida alguna vez la palabra "obrero", lo que puso en aprietos a los organizadores de una procesión de San José Obrero, que tuvo que cambiar el nombre por el de San José "Empleado". Y el asesinado abogado laboralista Mario López Lavarrave recalcaba que en el país hubo primero una ley de protección de los animales antes que leyes laborales.

Cuando las relaciones entre el capital y el trabajo han sido asimétricas y confrontativas, no deja de pasar esta fecha como una medida de fuerzas. O una demostración de rechazo. En lugar de ser una fiesta nacional, en Guatemala ha sido una conmemoración estigmatizada bajo los marcos maniqueos de la Guerra Fría.

La historia guatemalteca resalta sin embargo la celebración del Primero de Mayo en 1945, cuando por primera vez un presidente y su gabinete se unieron a la celebración. Era el gobierno de Arévalo que salía a demostrar con su pueblo y no el pueblo que demostraba contra el gobierno.

¿Qué cabe esperar para este Primero de Mayo cuando la polarización se acentúa y los marcos de convivencia están seriamente dañados por el desempleo y la inseguridad? Talvez sea ocasión para la reflexión seria de todas las partes. Una oportunidad para repensar la idea de la nación y del camino a tomar. ¿Quo vadis Guatemala?

Fuente: www.sigloxxi.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.