Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

País clave
Por Jaime Barrios Carrillo - Estocolmo, 25 de septiembre 2005

¿Qué es Guatemala? "Dulce tormento", la define el verso de Otto René Castillo. Abismal tierra volcánica, la llama Cardoza. Y tratándose de Guatemala había que escribir con dolor, advertía hace 50 años Cardoza. Mas también con amor, nos enseñó Asturias tantas veces. Amor y dolor. Única manera de abordarla.

Eduardo Galeano estuvo en el país en la década de los 60 y escribió algunos célebres reportajes sobre guerrillas y política. Y un pequeño libro que llamo País Clave, donde resalta la intervención norteamericana de 1954 y sus consecuencias.

En Guatemala confluyen muchos rasgos de América Latina. Comencemos por lo geográfico: dos costas, pacífica y atlántica. También hay selvas tropicales, algún desierto en el oriente y lagos altiplanos sin fondo. Montañas y volcanes. Y cimas inasibles en la esfinge azul de los Cuchumatanes.

Hay raíces precolombinas en todo el territorio y la cultura de Guatemala. Donde excave encontrará siempre una vasija. Y sumemos el germen africano en la etnia garífuna y el acento del Caribe. Por otra parte, lo hispano no es sólo una lengua, sino cultura transpolada en carabelas e incorporada a la manera vernácula de América. ¿Qué más bastiones que la arquitectura barroca de Antigua, la escultura y la pintura coloniales, las crónicas y la liturgia católica llevada a la colosal dramaturgia de las procesiones? La Semana Santa en Guatemala es el mejor ejemplo de lo que Marcel Mauss llama "totalidad de un hecho social".

Tenemos además una "colonia" china grande e influyente. Otra alemana también influyente. Y descendientes de belgas que vinieron a finales del siglo XIX y de los cuales muchos murieron de fiebres tropicales. Y hay colonia hebrea. Y árabes. A todos los llamamos turcos. ¿Puede seguir hablándose de colonias después de varias generaciones en que los grupos migratorios se han vuelto parte del país guatemalteco?

Compartimos los denominadores latinoamericanos en la fosa común del narcotráfico. La mafia de las drogas ha pisoteado la soberanía comprando ejércitos y gobiernos. Cargamos también, como la mayoría de nuestros hermanos latinos, la inestabilidad política. En Guatemala, país de extremos obcecados, la llevamos al grado de la ingobernabilidad. La violencia siembra nuestras sienes. Agricultura del resentimiento. "La violencia es folclórica", decía en los años 80 uno de nuestros más grotescos generales de división. Tantos generales y tantas divisiones.

Compartimos los contrastes de América Latina y en algunos casos los hacemos mayores y superlativamente brutales. Mendigos sentados en tronos de oro. Dictaduras. Pobreza. Oligarquías. Violencia que ha seguido a la violencia. Guatemala es no sólo parte de América Latina: sino es como Latinoamérica es.

Fuente: www.sigloxxi.com - Magazine 21


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.