Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Atol con el dedo
Por Jaime Barrios Carrillo - Estocolmo, 12 de enero de 2007
aladinomas@hotmail.com

No fue sino hasta 1989 cuando pudo concretarse la Convención para los derechos de la Infancia. Es un acuerdo global que define tanto los derechos del niño como persona humana, como las áreas de su desarrollo, principalmente la salud, la cultura y la eduación. Guatemala es país signatario.

En un número viejo de la revista Competencia que editaba la Asociación de Gerentes de Guatemala se lee que desde el primero de enero al primero de mayo de 1997 nacieron 87 000 niños en el país. Me pregunto: Cuántos de estos llegarán a la vida adulta? Cuántos vivirán una vida plena, llena de realizaciones y felicidad? Cuántos tendrán educación superior, viajarán al extranjero, tendrán computadora en la casa. Cuántos seran políticos? O sacerdotes? O profesionales? Artistas o poetas?

Ochenta de cada mil morirán antes de cumplir un año, segun la tasa de mortalidad prevaleciente en Guatemala. Esto es aproximadamente 6960 bebes muertos. 6960 cajitas blancas que sembrarán dolor en nuestra tierra. Lamayoría morirán por enfermedades curables y por la incurable desnutricionque azota nuestros campos. Miles más morirán antes de llegar a los cincoaños. Otros miles mas antes de llegar a la vida adulta. Y de los que lleguena la vida adulta, sino cambian las cifras actuales, sólo 870 llegaran apisar una universidad mientras que miles serán analfabetos.

El vespertino La Hora daba cuenta de que: "Unos dos mil 500 niños de lacalle deambulan por el centro capitalino. . . Por ejemplo, muchos de ellosse reunen en la Terminal de Buses de la zona 4; otros en el lugar conocidocomo El Amate, ubicado frente a la parte norte del Teatro Nacional y a lapar de la llamada Placita Quemada".

De esos 2500 me pregunto cuántos se volverán asesinos, violadores,criminales. Qué modelos tienen ahora? Qué paradigmas de conducta? Muchos yahan sido sometidos a la violencia, violados, volados, despreciados, degradados al nivel de subhombres, sub-chapines, sub-guatemaltecos de la sub-guatemala un sub-pais subdesarrollado.

La expresión "dar atole con el dedo" viene del hecho de que muchas campesinas paupérrimas de mi pais engañan a los niños hambrientos dándoles atol con un dedo para paliarles el hambre. De ahí ha pasado el dicho a generalizarse. El dedo recuerda el pecho y el atol pretende substiruír a la leche. Las razones de esta costumbre son de un concretismo bárbaro: la mujer campesina generalmente desnutrida no tiene leche, es seca. Demasiados hijos y muy seguidos. Necesidad de trabajar en plena lactancia. Agotamiento del cuerpo. Este dar atol con el dedo significa en buen guatemalteco engañar, y en su origen engañar el hambre que desde la tierna infancia azota a la mayoría de los guatematecos.. Por añadidura el dicho se aplica a toda forma de engañar a un pueblo a un grupo."Les dan atol con el dedo.." implica una práctica demagógica de interdicción y engaño. Cuánto atol con el dedo vienen dándonos por años, por décadas, por siglos? Cuánto atol con el dedo van a recibir estos 87 000 nuevos ciudadanos nacidos en 1997 en este nuevo milenio? .

El mundo sigue siendo del adulto. Del "gigante egoista", como en el cuento de Oscar Wilde. Los niños llevan la peor parte, sea en el primer mundo o en el subdesarrollado. Expuestos a los abusos y violencia de las personas llamadas "mayores". Al abandono, al trabajo forzado, a las secuelas de la guerra y a la prostitución.

La Organización Internacional del Trabajo refiere que en el país 940 mil menores de edad laboran en las peores condiciones. Las frías estadísticas anuncian apenas las violaciones más extremas de los derechos del niño. Las humillaciones, las vejaciones, la orfandad, el abandono. Sin derecho a ser reconocidos.Sin derecho a la manutención. Sin derecho a librarse de los maltratados y de los abusos físicos y psicológicos. Se trata de un millón de niños guatemaltecos. Una década los hará adultos,si llegan a vivirla. Pero no podrán formarse ni estudiar. Deberán trabajar junto a sus padres o sin ellos para subsistir.

La infancia guatemalteca es explotada y se le induce, directa o indirectamente, a la criminalidad. Se les utiliza sexualmente. Se exportan niños bajo la forma de adopciones, en suculentos negocios de notarios sin escrúpulos. Se roban niñis. Se asesinan niños. El infaticidio prolifera entre la pobreza y la ignorancia. Drogas, prostitución, criminalidad, violencia. Qué puede esperarse del futuro si no se cambián revolucionariamente las estructuras del infanticio?

El trabajo infantil implica explotación al pagarse salarios simbóliios y a veces hasta aplicando formas de esclavitud. También se le impide al niño su desarrollo integral, se le conculca la infancia. Se le mina la salud y se le llena de angustias irreversibles que lo harán ser un adulto deficitario, un posible criminal, un alcóholicos, un marginado.

Las historias de infanticio sobrepasan la literatura del horror. Un pandillero, apodado “el Black“, fue detenido por agentes de la Policía Nacional Civil, acusado de haber participado en la muerte de cuatro menores y su madre, en Villa Hermosa 1, San Miguel Petapa. Fue identificado como Byron Eduardo Fajardo Revolorio, de 19 años, quien había perdido, hacía un tiempo, la pierna izquierda en una balacera con mienbros de una mara rival. El pandillero confesó que dio muerte “solo” a uno de los niños sin precisar a quién. En estado de drogadición afirmaba no sentir nada ni importarle nada aunque repetía como aduciendo una defensa, com pidiendo indulgencia, como si fuera un paliativo repetía sin césar “Yo solo mate a un niño”.

www.albedrio.org


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.