Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Divino tesoro
Por Jaime Barrios Carrillo - Estocolmo, 3 de junio de 2007
aladinomas@hotmail.com

Los partidos no dicen qué piensan hacer para y con la juventud. El 75% en Argentina aseguró estar satisfecho con la vida.

Aquel que en su juventud no creyó que el futuro era interminable, no fue seguramente feliz. Sin embargo el presente, o más bien el instante, parece ser hoy lo determinante. La vida aquí y ahora es lo que vale en los países pobres, un inmediatismo que refleja la lucha por la sobrevivencia y la convicción de muchos, de que no llegarán a viejos.

Se sabe muy poco de los jóvenes en Guatemala. Las encuestas enfocan sólo el tema electoral, aunque los partidos no dicen nada de qué piensan hacer para y con la juventud. Mientras las páginas de la prensa, hablan a diario de maras violentas y de chapines que emigran.

La carencia de satisfactores espirituales y materiales, tendría entonces, necesariamente, que ser detereminante en el proceso de felicidad de la juventud; no sólo de Guatemala sino de cualquier país. Mas una encuesta realizada por la empresa de televisión MTV, conocida por su carácter global y su intención de conquistar públicos juveniles, revela datos sorprendentes.

La encuesta entrevistó a 5,200 jóvenes de 14 países de todos los continentes (no se incluyó a Guatemala). Latinoamérica fue representada por Argentina, Brasil y México. Los demás son: Estados Unidos, Suecia, Dinamarca, Inglaterra, Francia, Alemania, Indonesia, Japón, Suráfrica, India y China.

Lo sorprendente es que los jóvenes de los países más ricos no son los más felices. Pero sí los más egoistas o egocentrados. Los jóvenes del primer mundo (incluído el Japón), coinciden en creer que será más adelante cuando sean felices, al concluír sus carreras y alcanzar niveles materiales superiores.

En cambio, los jóvenes de los 3 países latinoamericanos son más felices hoy, a pesar de todos los problemas económicos y se preocupan menos por el bienestar del futuro. El 75% en Argentina aseguró ser feliz y estar satisfecho con la vida. Mientras que el índice más bajo fue en Japón, con el increíble 8% de jóvenes felices. En Brasil contestó un 55% a la felicidad mientras en Estados Unidos sólo hay un 29% de juventud feliz. Pero en lo referente a la seguridad, sólo el 27% de los jóvenes suecos sienten temor por la criminalidad y la violencia, mientras el 72%de los muchachos brasileños temen la situación de inseguridad.

Los índices de estrés son altos entre la juventud de los países ricos. Y la preocupación por no hacer fortuna o conseguir un excelente empleo, resulta siendo la causa. Algo que contrasta con los latinos, tal vez acostumbrados a la lucha por la sobrevencia. En lo que si coinciden todos los jóvenes del mundo, es en que la música resulta el mejor antídoto contra el estrés y contra el aburrimiento.

Sería interesante realizar encuestas de este tipo en Guatemala. Para saber más de lo que quieren y de cómo se sienten nuestros jóvenes. Incluso comparar la situación de la juventud chapina emigrada, con los que viven en el país. Para buscar no sólo indicadores, sino soluciones. Y escuchar la voz de los jóvenes sin voz, a los que ahora se les pide el voto.

Fuente: www.sigloxxi.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.