Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Cien años de Frida Khalo
Por Jaime Barrios Carrillo - Estocolmo, 1 de julio de 2007
aladinomas@hotmail.com

Frida fue “descubierta” y su obra ha adquirido un creciente interés.

Su último acto público evidencia su afán de compromiso..

El 6 de julio de 1907 nació una niña que recibió el nombre de Magdalena Carmen Frida Khalo y Calderón. El centenario ha generado una Fridomanía: conferencias, mesas redondas, artículos. Una exposición con más de 350 de sus obras acaba de inaugurarse en Ciudad de México. La mayor muestra de Frida Khalo jamás exhibida.

En la Casa Azul de Coyoacán vivieron, entre 1929 y 1954, Frida Khalo y su esposo Diego Rivera.Y ahora se mostrarán también objetos y dibujos que se habían conservado secretamente, en un cuarto tapiado.

Con una sandía en el alma, Frida se rodea de México. Se viste de México y se desnuda con México. Búscandose en autorretratos, como poemas hilvanados con el ojo de una aguja robada al huracán del tiempo. Con alas de golondrina en el arco de sus cejas, acompañada de loros, perros xoloscuintles, monos, gatos, nopales y de Diego, el hijo/esposo en la frente.

Frida es vital porque ella no sólo pintaba, sino sentía desde su cuerpo interrogante. Frida dormía con la mente abierta a las estrellas, en ese aire de seres que viven en el sueño y respiran la utopía. Por eso el 6 de julio le tocarán en todo el mundo Las Mañanitas, para que vuelva a despertar entre nosotros.

Frida Khalo fue marcada desde muy temprano por un accidente que la invalidizó. Se sobrepuso con gran voluntad y logró caminar de nuevo. Durante la etapa en que estuvo postrada en la cama, comenzó a pintar con ayuda de un espejo en el techo. Sus obras retratan estados existenciales. La pintura fue su manera de exorcizar sus dolores.

Frida Khalo no se volvió una figura tan prestigiada, sino hasta 25 años después de su muerte. En vida no pudo concretrar más de tres exposiciones, incluyendo una en París, adonde asistió Picasso pero que no tuvo mayor éxito. Las causas de este olvido de un cuarto de siglo residen en la montaña de prejuicios sobre esta mujer intensa y controversial, liberada en sus opiniones sobre todos los tópicos. Khalo se adelantó a su tiempo. Con el movimiento feminista y la nueva crítica de arte, Frida fue “descubierta” y su obra ha adquirido un creciente interés. Uno de sus cuadros se titula Unos cuantos piquetitos, donde ilustra el asesinato de una mujer y las declaraciones del homicida. Una pintura que pone el dedo en la llaga: lo que es todavía un terrible monumento al odio y al desprecio de género, sea en Ciudad Juárez o en Guatemala.

Pero las pinturas de Frida presentan una lucha constante por expresar los sentimientos más profundos, junto a formas naturales, cotidianas, reconocibles. Frida se nutre de la cultura popular que tanto ella como Diego Rivera amaban. Sú último acto público evidencia su afán de compromiso. Gravemente enferma, se hace presente en una inmensa concentración contra la intervención norteamericana en Guatemala. Es el año 1954. Va sentada en una silla de ruedas, que Diego Rivera empuja. Pocos días después Frida Khalo moría en su cama. Pero no ha muerto porque aún se escucha su lema: Viva la vida!.

Fuente: www.sigloxxi.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.