Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Turismo en Grecia
Por Jaime Barrios Carrillo - Estocolmo, 15 de julio de 2007
aladinomas@hotmail.com

Arribamos a Patmos, una de las 12 islas del llamado Dodecano.

La Grecia de hoy se nutre y se desarrolla a base del turismo.

El barco abre surcos azules en la transparencia del mar Egeo. Arribamos a Patmos, una de las 12 islas del llamado Dodecano. Zona de incomprensible belleza, en el nudo genético de grandes civilizaciones.

Patmos brinda, con la naturaleza marina y terrena, una de las glorias espirituales del cristianismo. Ahí debió escribir un tal Juan el Apocalipsis. Patmos ha sido considerada patrimonio de la humanidad por UNESCO en 2006. Puede visitarse la cueva en la que Juan tendría sus visiones. Y desde las alturas de la cima de Profitis Ilias puede contemplarse un mar de historia y tradiciones, que hiciera alguna vez cantar al poeta Sikelianos: ”Tu dolor no lo podrás abandonar aquí”.

Los griegos modernos ya no son, desde luego, ni los atenienses de Pericles ni los espartanos de Leonidas. Pero la historia les rezuma el alma. Están orgullosos de sus orígenes y conocen bien su cultura y su historia. Hace años un amigo griego me decía en Estocolmo que ellos estaban hartos de los clichés, como eso de tronar los dedos y silbar la música de Zorba, mejor dicho de Teodorakis, cuando se escucha la palabra Grecia. Pero Zorba, el verdadero, el del novelista Nikos Kazantzakis, está presente a pesar de las protestas de mi amigo como un ícono de la filosofía de la vida.

La Grecia de hoy se nutre y se desarrolla a base del turismo. El país tiene una población de 11.250.000 habitantes. La esperanza de vida es de 79 años. El 99.9% de la población está alfabetizada. Hace algo más de tres décadas era una pobre dictadura militar, donde parecía haber muerto la esperanza.

De vuelta en Rodas hemos constatado la dinámica extraordinaria del turismo en un marco de absoluta seguridad: se puede caminar por las calles a cualquier hora, nadie roba nada ni se ven hambrientos vendedores ambulantes ni niños palúdicos ofreciendo artesanías. Rodas es un enjambre de pequeños y grandes empresarios. La oferta gastronómica y la cultural conciden con magníficas playas y paseos a lugares ecológicos como “El valle de las mariposas.

El turismo es la industria más grande del mundo; representa más del 10% de todo el empleo y el 11 % del Producto Interno Bruto mundial, y se prevé que el valor de los viajes de turismo aumentará a 1,600 millones de dólares en 2020.

Me dice Kostas, nuestro guía, que Grecia ofrece servicios, cultura y naturaleza. Le contesto que en Guatemala tenemos mucho que mostrar y explotar. Reacciona cuando pronuncio la palabra explotar: ”la naturaleza y la cultura se disfrutan pero no se explotan”, me dice. Y tiene razón, el país griego ha logrado bienestar y desarrollo con el turismo, sin explotados ni exclusiones. Pienso ahora en lo dicho por Sandra Muralles, de la Cámara de Turismo de Guatemala, de que nuestro país “es seguro para los visitantes y turistas porque son sólo los guatemaltecos los que tienen que sufrir la inseguridad a diario”. Suena apocalíptico porque el turismo exige cambios pero habría que cambiar también al país, no sólo la imagen.

Fuente: www.sigloxxi.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.