Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

En manos de militares sangrientos
Por Jaime Barrios Carrillo - Guatemala, 7 de octubre de 2007

¿Quiénes gobiernan Birmania? Son 19 militares y otros personajes.

Hay información de fusilamientos masivos.

Ninguna dictadura es eterna.

La militocracia es contraria a la democracia. Me encontraba la semana pasada en la Feria del Libro de Gotenburgo, cuando escuché por los altavoces que se realizaría un acto de solidaridad con Birmania. A partir del 15 de agosto, cuando la Junta Militar anunció un aumento a los combustibles para hacerse de ingresos para el Estado, los monjes budistas realizaron manifestaciones pacíficas y la reacción brutal de la Junta ensangrentó al país.

Entre los oradores en el acto estaba el obispo sudafricano Desmond Tutu, Premio Nobel de la Paz. Tutu habla un inglés marcado, con cierta agudeza sonora y un tono de vehemencia que conmueve. Nos recordó la importancia del apoyo internacional en la lucha contra el apartheid. Y concluyó pidiéndonos el mismo apoyo para Birmania. Además, anunció que personalmente trabajará para bloquear los Juegos Olímpicos de Beijing, si China no asume un papel para que cese la represión contra los monjes budistas. China, vecino mayor, tiene intereses económicos en Birmania.

Tutu tiene razón. La carnicería que los militares están haciendo contra los monjes budistas, puede ser parada por la comunidad internacional. En 1988 habían sido los estudiantes los que protestaron contra la Junta Militar, que gobierna con mano dura desde 1962 a la República de Birmania. Entonces, las protestas fueron bárbaramente aplastadas y se calculan en 3 mil los muertos.
Recordemos que en 1990 se celebraron elecciones y la Junta Militar las perdió, a pesar del intento de fraude. Resultó ganadora Aung San Suu. La frustración del pueblo birmandés fue muy grande. La candidata triunfadora fue sometida a un arresto domicilario que prosigue hasta la fecha. Como se sabe, Aung San Suu recibió el Premio Nóbel de la Paz en 1991, “por su trabajo a favor de la justicia social y la reconciliación entre los diferentes grupos étnicos”, pero no le fue permitido salir de su casa para recibirlo.

¿Quiénes gobiernan Birmania? Son 19 militares y otros personajes que ejercen una dictadura ligada al narcotráfico. Reprimen a sangre y fuego a los grupos étnicos que no quieren someterse o no colaboran con el comercio de drogas.

Los militares se enriquecen, mientras el pueblo está sometido a la pobreza. Los militares tienen toda clase de prebendas, como comisariatos y enormes prestaciones pero sobre todo, uso de las arcas estatales a su antojo.

Francia ha realizado inversiones en la industria petrolera. Es dudoso que la China, tan alejada de los derechos humanos, quiera hacer algo (a pesar de las advertencias de Tutu). Más realista es que la Unión Europea presione para que Francia salga de Birmania, con lo que desparecerían significativas entradas para la Junta Militar.

Nadie sabe cuántos monjes budistas han sido asesinados. Ni cuántos ciudadanos están presos. Hay información de fusilamientos masivos. Pero ninguna dictadura es eterna. Los cambios sucederán, esperamos más temprano que tarde, pues cada día corre sangre inocente.

Fuente: www.sigloxxi.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.