Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Nubes negras del petróleo
Por Jaime Barrios Carrillo - Guatemala, 21 de octubre de 2007

La escalada económica influye, sin duda, en el crecimiento.

No es la ideología, es economía lo que cuenta ahora.

Podríamos estar acercándonos a una crisis mundial debido al alza imparable en el petróleo. Tal crisis llevaría a consecuencias fatales para el bienestar de los pueblos. En especial los países con altos grados de pobreza, donde hace rato se superó el límite de lo soportable.

Si el petróleo realmente se está agotando, un verdadero recambio tecnológico con energías alternativas no se visualiza a corto plazo. Los países más ricos vienen pidiendo que se incremente la inversión en otras fuentes energéticas. Han buscado también mayor apertura de los mercados y la colaboración en la fluidez de la información, para reducir así la especulación.

La cuestión central es que el petróleo no obedece a la sola dinámica del mercado. La posesión de hidrocarburos tiene un carácter estratégico en la geopolítica mundial. El petróleo permite a los países productores afectar al mercado mundial. Además de que coyunturas de conflicto en las áreas de producción (por ejemplo ahora en Turquía e Irak), influyen para que se cree un clima de incertidumbre, que hace que vertiginosamente se disparen los precios hacia alturas de 70, 75 y más de 80 dólares por barril, y siga contando.

La escalada petrolera influye, sin duda, en el crecimiento económico. El Fondo Monetario Internacional prevé que el crecimiento durante 2008 no será tan grande como había paronosticado. Se calcula un crecimiento por debajo del 2 % para la economía de Estados Unidos. También se preve un impacto negativo, según el IMI, en las economías de los países en desarrollo.

Según datos de International Energy Agency, (IEA), el crecimiento se reduce en un 0.4 por ciento por cada diez dólares de alza en el precio del petróleo.

La economía norteamericana es muy dependiente del petróleo. El dólar está en picada, debiendo agregarse la crisis en el sector de la vivienda, por insolvencia ante los préstamos hipotecarios.

El desempleo muestra también una tendencia a subir. Los precios del crudo afectan no sólo la producción general, sino conducen a una inflación galopante que puede causar estragos; teniendo en cuenta los impactos negativos de la política neoliberal del presidente Bush, que al haber disminuido la inversión social a un mínimo histórico y haber impulsado una política fiscal reductiva y de favorecimiento a las grandes empresas, ha creado las condiciones para una “contaminación” pandémica de la pobreza.

Guatemala y el resto de Centroamérica, tienen una doble dependencia con la economía norteamericana y con el petróleo. Una crisis mundial impactaría a los centroamericanos con inimaginables daños en el tejido social, ya de por sí muy dañado.

Urge que implementen politicas energéticas acorde a la situación, para prevenir y, en todo caso, paliar los efectos devastadores por los precios del crudo. Y que abran posibilidades de negociar con países petroleros no consideredos “correctos” (como Venezuela o Irán). No es ideología, es economía lo que ahora cuenta.

Fuente: www.sigloxxi.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.