Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Merry Christmas chusito
Por Jaime Barrios Carrillo - Guatemala, 16 de diciembre de 2007

Lo que falta en Guatemala es consumo, y no sólo en diciembre.

Pese a todo, la llegada de la Navidad nos pone melancólicos.

El aguinaldo permite a la sociedad guatemalteca tener un consumo extra de fin de año. Por lo menos los que tienen alguna forma de aguinaldo. El ahorro resulta para muchos impensable. De esta manera se consume en diciembre lo que habitualmente no se tiene. Las deudas se pagarán en enero o no se pagan nunca, mas el aguinaldo es para gastarlo. O malgastarlo. ¿Cómo pedirle a una sociedad deficitaria que ahorre? Lo que falta en Guatemala es consumo, y no sólo en diciembre sino todo el año.

¿Será cierto que abundan los dólares de los narcotraficantes y que se lava dinero en el país? Estamos lavados entonces. Lo que sí es seguro es que circulan los dólares de las remesas del extranjero, enviadas por cientos de miles de guatemaltecos, que por no tener trabajo en su país emigraron al paraíso americano que cada vez cierra más sus puertas. Muchas veces arriesgando sus vidas, para poder obtener un empleo y sostener desde afuera a sus numerosas familias. Total, que dinero parece haber y mucho, pero no para todos.

Mas la Navidad es todo, menos una fiesta cristiana. Es trabajo ocasional para muchos y mucha diversión para otros. Unos en la pena y otros en la pepena. Nadie sabe la cantidad de contrabando que se está vendiendo en las calles y las formas semiesclavas de trabajo impuestas a los vendedores ambulantes.

Por otro lado, los símbolos culturales extranjeros comienzan a sustituir a las tradiciones del país. Ya no decimos “Felices Pascuas” sino Merry Christmas. La nieve artificial ocupa cada vez más el imaginario navideño del guatemalteco. El árbol Gallo del Obelisco será un referente obligado para los adultos del futuro, más que los nacimientos, la estrella de David y las posadas. Incluso, el discutible chiribisco criollo ha comenzado a ser sustituido por los pinabetes de plástico importados y los renos de paja. Hay mercado para todo, pero no para todos.

El consumismo incluye una exacerbación de las bebidas alcohólicas, con sus trágicas consecuencias. La Navidad chapina recuerda más a la fiesta pagana de Júpiter, cuando los antiguos romanos se dedicaban el 25 de diciembre a intercambiar regalos y a emborracharse ”hasta ver a dios”, como solemos ahora decir.

La falta de educación se refleja en las acciones guatemaltecas. Y el consumo no puede ser la excepción sino confirmación de la regla. De ahí la manipulación dañina del consumismo de diciembre.

Mas, pese a todo, la llegada de la Navidad nos pone melancólicos y hace reciclar la memoria. Ojalá que nos llevara por los caminos de la solidaridad. Al sentido cristiano de un nacimiento único en la historia, que no necesita de barbas blancas ni en remojo. Tampoco de luces artificiales que compitan con el firmamento plagado de estrellas, donde sobresale aquella que hace dos mil años se cree que guió a unos reyes sabios a postrarse ante un recién nacido, hijo de un carpintero, en un establo donde los pobres y los seres sencillos del mundo vivieron por primera vez la Natividad.

Fuente: www.sigloxxi.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.