Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

La Semana de la Luz
Por Jorge Carro L. - Guatemala, 18 de marzo de2005
jcarrol@intelnet.net.gt

Esta es una de esas noticias que no leemos en Guatemala y uno se pregunta ¿por qué?... Más de 50 organizaciones periodísticas de EE.UU. se han sumado a La Semana de la Luz, una campaña que se concluyó el pasado domingo 13 y cuyo objetivo fue (y es, supongo) luchar contra el "secretismo informativo" del Gobierno de George W. Bush. En sus columnas de opinión y en sus editoriales, transmitieron e informaron sobre la importancia del acceso a la información gubernamental.

"El secretismo que ha rodeado a los prisioneros de Guantánamo -base militar estadounidense en Cuba- y los problemas para documentar los abusos en Abu Graib -prisión en Iraq-" ejemplifican, según Theresa Medoff, presidenta de la Asociación de la Prensa de Delaware, los tiempos que corren. "Antes del 11-S, la información gubernamental era accesible, a menos que existiese un buen motivo para mantenerla en secreto", apuntó, a lo que añadió que "ahora la información gubernamental es secreta..."

La gravedad de la situación ha llevado a Tom Curley, presidente de la agencia de noticias Associated Press, a afirmar que "el Gobierno de Bush ha revocado el espíritu de libertad de información en EE.UU.".

Los medios que participaron en La Semana de la Luz, entre los que figuran The Miami Herald, The Sun Sentinel y Associated Press, creen que los cambios orquestados durante los últimos años atentan contra la Primera Enmienda de la Constitución, que garantiza el derecho a la libertad de información. "Con la excusa de la seguridad y la amenaza terrorista cada vez hay menos información disponible", ha explicado Michelle Rea, directora de la Asociación de la Prensa de Nueva York.

"Lidiar con el secretismo en boga exige unos nervios de hierro", dijo Dave Warner, quien fracasó en su intento de obtener información sobre las actividades del vicepresidente Dick Cheney al frente del Grupo Nacional de Trabajo sobre Política Energética. Judicial Watch, organización para la que trabajaba Warner, tiene constancias de que Cheney se reunió con firmas como Enron cuando estaba al frente del citado grupo. Esas reuniones en sí no son irregulares, lo que es cuestionable, según la legislación estadounidense, es que el acceso fuese selectivo.

Las leyes de EE.UU. establecen que si se permite el acceso de individuos ajenos a una comisión gubernamental, como ocurrió con Enron, todo el mundo tiene derecho al acceso. Para Warner, lo que demuestra esta situación es que Cheney estaba decidiendo, "a puertas cerradas y con representantes del sector privado", medidas energéticas que afectan a todos los estadounidenses. Judicial Watch ha llevado el caso a los tribunales.

Sin embargo, Paul McMasters, del Centro Foro Libre con sede en Virginia, indicó que el creciente activismo de los medios está dando frutos; destacó la iniciativa de los senadores John Cornyn y Patrick Leahy -que han propuesto crear una comisión que evalúe formas de acelerar la entrega de información pública- como "un buen indicio", a pesar de que en estos momentos, puede llevar meses e incluso años obtener los documentos solicitados a través de la Ley de Libertad de Información (FOIA), mecanismo que permite a los ciudadanos obtener información en manos del Gobierno.

Un estudio de Bill Chamberlin y Joel Campbell, catedráticos de la Universidad de Florida, indica que Carolina del Norte, Florida, Michigan e Indiana son los estados que hacen más fácil la búsqueda de información gubernamental. En el otro extremo se sitúan Alaska, Dakota del Sur, Arizona y Wyoming.

¡Arriba corazones!... y que la luz se haga entre nosotros.

Fuente: www.sigloxxi.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.