Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 1 - 2004

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

El Sargento Segundo y demás líderes del 2 de Agosto
Por José Carlos Marroquín - Guatemala, 2 de agosto de 2004

Vaya fecha. El 2 de Agosto es el Día de la Dignidad Nacional. ¿Será que por incluir la palabra "dignidad" nadie quiere recordarse de él?

He estado recalcando en un par de artículos sobre la necesidad de un cambio de actitud que deberíamos tener los guatemaltecos. Pues hoy, 2 de agosto, recordando esa importante gesta, aprovecho para ejemplificar actitudes basándome en un héroe que hoy cumple un año más de haber dado la vida por principios.

Luis Antonio Bosch, Carlos Enrique Hurtarte y Lázaro Yucuté fallecieron ese día y no quiero quitarles mérito a su memoria. Al contrario, hay quienes no recuerdan estos nombres que deberían haber sido históricamente mucho más reconocidos.

Pero hoy me quiero centrar en el sargento segundo Jorge Luis Araneda Castillo. Araneda, abanderado de la Escuela Politécnica y a pocos días de su graduación, entregó ese día su vida por una simple razón: defender la bandera de Guatemala.

Los cadetes incluso habían realizado todo el plan de ataque sin contar con el Sargento Segundo como parte del combate. La razón era que 29 días después estaría vistiendo su uniforme militar, ya graduado y con una designación de alto nivel en el Ejército de Guatemala.

Araneda, símbolo de los cadetes, despertó con el lógico relajo que provoca un levantamiento como el que realizaban los alumnos de la carrera castrense. Molesto por desconocer lo que sucedía, inmediatamente inquirió al respecto y al serle respondida una tajante pregunta, se enteró de lo que sucedía.

Fue allí, donde aquel joven enfrentó a quien ordenaba a los grupos y se dio el diálogo explicativo del malestar que había generado el "Desfile de la Victoria", por la humillación recibida sin haber tenido la oportunidad de demostrar no sólo el carácter y la determinación, sino su verdadero interés de defender los colores de Guatemala y que generó el alzamiento. Fue allí donde también le dijeron a Araneda que estando ellos tan próximos a su graduación, no querían arriesgarlos en una acción como la que habían decidido realizar. Según Quique Wer, el final del diálogo fue el siguiente:

-"¿Llevará la Compañía la bandera?, preguntó Araneda.
-Sí, mi Sargento, fue la lacónica respuesta.
-Sargento Santizo: Yo soy el abanderado, a donde va la compañía va su bandera, y ¡a donde va la bandera voy yo!"

Ese día murió el sargento segundo de Caballeros Cadetes, Jorge Luis Araneda. No puede decir nadie que actuó sin saber los riesgos. Lo hizo simplemente convencido de que su lugar y su compromiso eran con la bandera de Guatemala. Demostró que con la vida se defienden los colores patrios.

He tenido la oportunidad de conocer gente del 2 de Agosto y puedo decir que tienen un sentido diferente de la vida, especialmente desde el compromiso para nuestro país.

Cuando recuerdo esta fecha, siempre he pensado y he dicho que nos hace falta más gente del 2 de Agosto, con actitud, con determinación y que cada vez que ven la bandera de Guatemala sientan ese compromiso de dar cada día más por esta patria tan necesitada.

Tomado de www.lahora.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.