Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 1 - 2004

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

La hipócrita sociedad guatemalteca
Por José Carlos Marroquín - Guatemala, 15 de noviembre de 2004

La semana pasada fui entrevistado para la BBC Radio y tocamos varios temas sociales puramente de nuestra Chapinlandia y cuando lo comentaba con algunos amigos, todo se reducía a una sola palabra: Hipocresía.

La sociedad de Guatemala es sumamente hipócrita y muchos de los problemas que enfrentamos es debido a ello.

El tema original de la entrevista fue el de las Estrellas de la Línea, un grupo de sexoservidoras o prostitutas que han estado jugando papifutbol desde las canchas de la famosa FUTECA, hasta llegar a enfrentarse a las mujeres policías.

Todo esto es parte de una documental en la que se presentará el efecto que han causado en los chapines tales intervenciones y, en general, no son más que hablar de lo que tradicionalmente hemos sido los guatemaltecos.

Lo que sucede es que somos una sociedad machista y con una falsa cara de puritanos. Somos una partida de hipócritas que creemos que porque no se habla de ellas, las Estrellas de la Línea no existen.

Eso es como creer que sólo porque me da miedo aceptar que allí está, el SIDA no se nos acerca. Así es el mundo actual y, o aprendemos a vivir con la realidad, o larguémonos a otro planeta donde no existan estos extremos.

La hipocresía chapina, de la que creo que todos tenemos que decir que en algún momento hemos formado parte (aunque hay algunos que sí se columpian), es la que abre las puertas a los abusos más extremos que hemos vivido en el país.

Cuando queremos pensar y tratamos de enseñar a los niños que Guatemala es de la zona 9 a la 16 (porque "qué clavo que vean a los shumos") simplemente les estamos preparando para que se escandalicen y no sepan ni que hacer cuando la realidad se les estrelle en la cara.

¿Por qué mantenemos los mismos problemas que hace décadas? Pues por esa hipocresía de ni siquiera enfrentarlos.

Así como la prostitución, la pobreza o la corrupción, no son sólo problemas de quienes viven en ellas. Son situaciones que todos, como sociedad, debemos primero aceptar que existen para luego poder decidir qué papel es el más adecuado para cumplir.

En fin, me hizo pensar la tal entrevista que somos hipócritas. A la vez, me recordó de las fotos y los textos que he visto de las Estrellas de la Línea y tengo que aceptar que me considero un fiel fanático del equipo, con ganas de verlas seguir ganando con goleadas y, más aún, decirles que sabemos que allí están y que es imposible que las escondamos. Dichosas que están haciendo deporte y no se dejen intimidar, porque en muchos casos es pura envidia.

Tomado de www.lahora.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.