Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 1 - 2004

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

¿Será que viven?
Por José Carlos Marroquín - Guatemala, 5 de febrero de 2005


El tema del hambre en el país volvió a ocupar espacios importantes tras las declaraciones que ayer hiciera el relator especial por el Derecho a la Alimentación de la ONU, quien manifestó su alarma ante lo que vive Guatemala.

"Cada niño que muere de hambre es asesinado", dice en unas declaraciones Jean Ziegler, y creo que ese concepto se debe extender más allá de los límites en que ha planteado sus declaraciones.

Cuando se explica que existe gente que vive con menos de un dólar al día, están ya en el proceso de muerte, asesinados sin compasión porque es imposible que con esa cantidad de dinero se mantenga una mascota, no digamos a una persona.

Al fomentar políticas contra el hambre se corre el riesgo de jugar el papel de apagafuegos por el nivel de emergencia que se vive en nuestro país.

Por ello, necesitamos de programas estructuralmente más profundos como el tan exigido Desarrollo Humano que establece la necesidad de inversión en los factores básicos y mínimos que como tal, necesita una persona para poder vivir con cierta dignidad.
Pensar en los porcentajes que tenemos en Guatemala de pobreza, hambre, desamparo o como quieran llamarlo, e intentar conjugar esa situación con la palabra desarrollo, es imposible.

Y es que simplemente estamos abriendo brechas que a futuro requerirán una verdadera revolución para ser cerradas. Necesitamos adelantarnos a esa situación porque será la única forma de evitar que la desesperación de tener que vivir con un dólar o aquellos "dichosos" que vivan con dos o tres, decidan cambiar.

Repito la pregunta del título, ¿será que viven? Pregunto porque de verdad me parece tan imposible y quisiera pensar que los datos están equivocados.

Por supuesto que sólo falta pensar en cualquier visita a los lugares del interior del país para recordar que de verdad hay niños jugando con la muerte y adultos queriendo estirar la comida para que puedan pasar el día "en familia".

A aquellos "brillantes" que ni el salario mínimo pagan en el campo, son asesinos, porque están matando gente despacio, con dolor, con sufrimiento, con angustia.

Fomentemos el desarrollo y para ello, luchemos contra las condiciones que impiden que estos compatriotas que "sobreviven" con estas cantidades de dinero, tengan una esperanza para sus hijos.

No se trata de regalar nada, sólo de abrir las puertas a una oportunidad que nunca han tenido. Con la mano en el corazón, hasta en dulces se va un dólar diario.

Habrá alguno que me llame comunista, socialista o cualquier otra estupidez. Se trata únicamente de intentar en un segundo pensar que estoy viviendo en esas condiciones, con mis hijas viéndome con la esperanza de que haya una tortilla más para que coman. Seguro, no estaría esperando a ver si me hacen el favor de cambiar algo. Lo tomaría a la fuerza.

Tomado de www.lahora.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.