Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Tan necesaria y tan lejos
Por Javier de León - Guatemala, 21 de mayo de 2007

El proceso electoral se ha iniciado, y con él la maquinaria electoral de las diferentes agrupaciones políticas. En un escenario en donde predominan las fórmulas que van desde centro derecha hasta la derecha más conservadora. Y en medio de todas, se encuentran dos que se identifican con posiciones o planteamientos de izquierda, Alianza Nueva Nación, ANN, y la Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca, URNG.

A diferencia de las demás, éstas se sitúan en franca desventaja por dos temas fundamentales: uno es el del financiamiento, muy escaso en relación a las demás. Y segundo, la dificultad que se ha evidenciado de desarrollar la capacidad de presentar a la población una propuesta clara y viable, de izquierdas, con la que la gente pueda identificarse y que esto en consecuencia se traduzca en una mayor representación en el Congreso de la República y alcaldías.

Para los partidos de la izquierda guatemalteca, la debilidad trasciende más allá del tema y las limitaciones que generan las limitadas capacidades de financiamiento. Pues al interior de cada expresión política la influencia y las practicas de viejos modelos sigue teniendo una fuerte incidencia, repercutiendo en el que hacer político de cada agrupación.

Esto pudo ser observado un año atrás, cuando se desvaneció la posibilidad de concretar una alianza entre URNG y ANN, para de esta forma afrontar un proceso eleccionario que se vislumbraba, de antemano, muy difícil para cada partido, si participaban cada quien por su lado, como finalmente se dio. Aún sabiendo que no participar en las elecciones de forma conjunta, aumentaría las posibilidades de no poder conservar el registro, para poder permanecer en el ámbito de la política.

A la fecha, otras son las consideraciones que se desprenden y que se expresan en ambas agrupaciones. Para el caso de ANN es necesario mencionar que con meses de anticipación contaban con precandidato presidencial el que hicieron público en medio del proceso de pláticas para alcanzar la unidad (uno de los factores que determinarían que no se concretizara la alianza entre ANN y URNG), pero que hasta la fecha no da muestras de tener la capacidad económica y política suficiente para realizar una campaña masiva a nivel nacional, que les permitiera fijar su símbolo y candidatos en la población, y dar a conocer su propuesta de plan de gobierno. Dadas estas limitaciones podría darse la situación de hace 4 años, y renunciar a competir por la presidencia y participar sólo con candidatos a diputados y alcaldías, para garantizar así su permanencia legal en el espectro político y, en un escenario muy favorable, con una mínima representación en el nuevo congreso de 2008. Aunque esto último es muy difícil de prever.

El caso de URNG, es diferente, en primer lugar por que ya realizo su asamblea nacional, en donde se conocieron y ratificaron a los candidatos de presidencia y vicepresidencia, diputaciones y alcaldías. Pero al igual que ANN no cuentan con la suficiente capacidad en recursos económicos y políticos, pareciera que incluso son menores.

Sobre el tema de las candidaturas de URNG y ANN, importa señalar que éstas se construyen sobre la base de la visión de ganar; pero es obvio que las expresiones de izquierda no han trabajado para construir las condiciones para eso. Las que no surgen de forma espontánea. Ni mucho menos se sustentan sobre la percepción de masivas concentraciones de posibles simpatizantes. Pues las razones de las concentraciones, más bien obedecen, a la curiosidad, a los obsequios que muchos les dan, o por la novedad de la llegada de alguien ajeno al departamento o municipio.

Sobre los planteamientos de las expresiones de izquierda, se puede decir que son reales, pues la defensa de los recursos naturales, el incremento progresivo de la carga tributaria, el fortalecimiento del Estado, mencionando sólo algunas, son propuestas sobre las que no podríamos estar en desacuerdo. Pero más bien, la cuestión o el análisis que se debe hacer es sobre la posibilidad real de cumplirse de llegar, eventualmente, a la administración de la cosa pública.

No obstante, como se menciono anteriormente, las viejas prácticas aún permanecen frente a nuevas necesidades. El ejemplo más reciente fueron dos comunicados firmados por La colectiva de mujeres feministas de izquierda, parte de URNG-MAIZ, en donde denuncian la exclusión de los tres de los sectores mayoritarios de la sociedad guatemalteca, las mujeres, jóvenes e indígenas. Además de señalar entre otras cosas que siguen prevaleciendo las visiones autoritarias y patriarcales y los criterios cortoplacistas. Así como la discriminación hacia los representantes indígenas.

Esto demuestra la enorme debilidad con que las izquierdas llegan al proceso electoral. En donde URNG, mostrando prácticas sectarias, se considera el único partido de izquierda. Y por su parte ANN ha inviabilizado cualquier intento de alianza con la precandidatura del único comandante guerrillero histórico vivo.

En medio de estas limitaciones, es necesario decir que nunca antes había sido tan necesaria una opción de izquierda, en Guatemala, pero también es cierto que como nunca habíamos estado tan lejos de poder concretarla.

Fuente: www.i-dem.org – Nueva Época - Número 1204 - 210507


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.