Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Agenda Mínima Ambiental (2)
Por Juan Fernando Hernández - Guatemala, 20 de julio de 2007
prosopis_2006@yahoo.com.mx

En la prensa escrita he notado que varias personas se han preocupado porque los candidatos presidenciales y quienes los apoyan no asistieron a la actividad organizada por la Coalición Ambiental efectuada la semana pasada. Esto significa que cada vez más ciudadanos notan esa grave falta. En mi columna anterior comentaba que esta ausencia solo refleja el poco interés que tienen los partidos políticos por el verdadero bienestar del país, pues solo cuidando y manejando correctamente los recursos naturales será posible asegurar la sobrevivencia a mediano y largo plazo de Guatemala.

La línea de acción de la Coalición Ambiental llama a un fortalecimiento institucional que incluye nueve puntos clave, los cuales deben implementarse por el gobierno. A continuacion cito algunos de estos puntos y comento sobre su importancia.

1. “Explicitar la rectoría del Estado y la inversión pública en la política general de desarrollo sostenible del país, a fin de entender la función del Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales –MARN- como una oportunidad y no como un obstáculo”.

Como puede verse, no se llama a la exclusión del sector privado en el desarrollo del país. Por el contrario, se requiere de la colaboración entre el Estado y el sector productivo en el desarrollo sostenible. También se solicita la cooperación entre ambos sectores para el funcionamiento adecuado del MARN. Que yo sepa, no existe ningún país que no tenga un Ministerio de Ambiente o entidad pública similar. Como ejemplo, en Estados Unidos existe un “Department of the Interior” en cuya página web se lee: “Nuestra misión es proteger los recursos de los Estados Unidos para generaciones futuras, proporcionar acceso al patrimonio natural y cultural de nuestra nación, ofrecer oportunidades de recreo, cumplir nuestras responsabilidades hacia los indígenas estadounidenses, los nativos de Alaska y las comunidades isleñas, realizar investigaciones científicas, proteger sensatamente los recursos energéticos y minerales, promover el uso prudente de los recursos terrestres e hídricos, y conservar y proteger los peces y la vida silvestre”. ¿Podemos nosotros prescindir de una entidad semejante?

2. “Asignar con definido apoyo político, el 5% de los ingresos ordinarios del Estado en el próximo período y a mediano plazo el 1% del Producto Interno Bruto (PIB), al ente rector ambiental –MARN- y a las instituciones relacionadas (Consejo Nacional de Áreas Protegidas –CONAP-, Instituto Nacional de Bosques –INAB-, Unidad Técnica de Pesca y Acuicultura –UNIPESCA-, INSIVUMEH, Sistema de Prevención y Combate de Incendios Forestales –SIPECIF-, Coordinadora para la Reducción de Desastres –CONRED- y el IDAEH”.

Tal como se expresa, no es mucho lo que se pide para tantas instituciones cuya labor es vital para la sobrevivencia del país. Ningún país puede sobrevivir sin el control integrado de sus recursos forestales y pesqueros. Por ejemplo, el Servicio Forestal de Estados Unidos establece que su misión es: “proveer la mayor cantidad de bienes para la mayor cantidad de personas a largo plazo”. En los Estados Unidos los bosques y praderas nacionales manejados por el Servicio Forestal cubren más de 193 millones de acres de tierra, lo que es un área equivalente al estado de Texas. ¿Tiene esto algo de malo?

3. “Forjar y establecer mecanismos de acción conjunta entre el gobierno, el sector productivo y la sociedad civil, ampliando la responsabilidad social empresarial a que incluya la gestión y protección ambiental para el desarrollo de las áreas rurales y el uso sostenible de los recursos naturales”.

Resulta evidente que no se trata de excluir a nadie. Todo lo contrario, se espera incluir a todos los sectores. Ninguno de los partidos dice querer evitar el desarrollo de las áreas rurales y –al menos públicamente- ninguno diría tampoco que se opone al uso sostenible de los recursos naturales. Entonces, ¿por qué no le han dado importancia a este foro?

Es importante que los candidatos y sus partidos reflexionen sobre estas líneas de acción. Sería deseable recibir una llamada o un correo por parte de sus asesores, para que empecemos la ardua pero necesaria tarea de construir una Guatemala que pueda ser habitable para todos sus hijos y que pueda sobrevivir a largo plazo.

www.albedrio.org


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.