Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Bajísima autoestima
Por Juan Fernando Hernández - Guatemala, 2 de agosto de 2007
prosopis_2006@yahoo.com.mx

El círculo vicioso de la baja autoestima de nuestra sociedad no parece tener fin. Todo apunta a que no nos apreciamos y parece que quisiéramos seguir siendo discriminados, manipulados, contaminados y considerados como seres de segunda o tercera categoría. Pareciera que a las guatemaltecas y los guatemaltecos nos gusta vivir en un país racista, navegando enmedio de la suciedad, ahogados por la contaminación y con ansias de disfrutar de un paraíso inexistente, ya sea en este país, en otro país o en otro mundo.

En cuanto al racismo, uno de los principales “pilares” de esta baja autoestima, basta hojear las páginas de edictos de los diarios. Una lectura superficial de cualquier página de estas mostrará varias (a veces muchas) proclamaciones en las que las personas cuyo apellido es de origen maya desean cambiarlo y substituirlo por uno de origen europeo. Cabe preguntarse si estas personas de veras quieren renunciar de su patrimonio o bien han sido excluidos tantas veces de los empleos que solicitan por el hecho de tener un apellido maya que prefieren cambiarlo con tal de obtener una oportunidad de emplearse. Algunas personas incluso llegan a renunciar de sus propios nombres y substituirlos por nombres tomados de las nuevas “iglesias” cuyos pastores utilizan a estas personas para enriquecerse y vivir en medio del lujo y la opulencia mientras mantienen a sus “fieles” en el más terrible oscurantismo. ¿Por qué no exigen respeto e igualdad de derechos, independientemente de su apellido?

Otro síntoma de nuestra baja autoestima lo podemos observar en las campañas de los candidatos. ¿Somos tan infantiles que sólo con cancioncitas tontas escucharemos el mensaje del candidato? ¿Somos tan ingnorantes que les creemos todo lo que dicen, sobre todo en promesas que ni aunque tuvieran todo el oro del mundo podrían cumplir en cuatro años? Y, analizándolo desde mi punto de vista como ecólogo: ¿cómo puede manejar apropiadamente los recursos naturales un partido que pinta las rocas y arruina el paisaje con pintura contaminante? ¿Cómo podrá respetar el ambiente un partido que invierte millones en miles de mantas, tiras plásticas, vallas y papeles, que a la larga tendrán que ser retirados y entonces representarán toneladas y toneladas de basura? ¿Les preocupa dónde irá a parar esa basura cuando concluya la campaña? ¿Tienen algún plan de cómo limpiar las rocas y los paredones? Estoy casi seguro que no. Y si esas son las vísperas, ¿cómo serán las fiestas?

Vamos guatemaltecas y guatemaltecos, apreciémonos un poco más, demostrémosle al mundo que nos sentimos orgullosos de ser quienes somos, de que exigimos respeto por nuestro origen, que no nos gustan las cancioncitas tontas y que definitivamente no queremos que nos gobierne un partido que contamina todo con toneladas de propaganda nuestro país.

www.albedrio.org


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.