Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

A ver si así como roncan duermen
Por Juan Fernando Hernández - Guatemala, 9 de noviembre de 2007
prosopis_2006@yahoo.com.mx

Por fin concluyó la campaña presidencial. Por fin vemos que las toneladas de basura se están eliminando de las ciudades y carreteras. Ojalá estos desechos no vayan a ir a parar a barrancos, ríos o lagos. Espero que su disposición final en plantas de tratamiento bien equipadas sea un primer paso en la dirección correcta.

Álvaro Colom prometió muchas cosas. Es evidente que no podrá cumplir muchas de ellas, pero espero que al menos algunas de las esenciales si puedan lograrse. Avances en seguridad, educación, economía y legitimidad, aún limitados siempre serán bienvenidos.

No obstante, no debemos olvidar que la protección y manejo apropiado de los recursos naturales, tanto los no – renovables como los minerales, como los renovables, como los bosques, son esenciales para la sobrevivencia a largo plazo de cualquier país.

Es esperanzador que se mencione a personas con larga trayectoria en la investigación, docencia y extensión en el área científica como posibles ministros o directores. Pero no basta nombrarlos. Hay que dejarlos trabajar. Ya en oportunidades anteriores se han nombrado profesionales aparentemente adecuados para encabezar dependencias gubernamentales específicas, pero no han tenido suficiente apoyo para llevar a cabo su labor.

Este apoyo no debe limitarse a proporcionarles fondos, equipo o materiales. También debe dotárseles de suficiente personal adicional. Por ejemplo, ¿de que serviría que se incrementara el presupuesto del Ministerio de Ambiente si no existiera más investigación que nos permitiera saber qué aspectos de nuestra biodiversidad necesitan más y más urgente atención? La investigación científica en Guatemala está avanzando, pero necesita mucho más apoyo, no solamente en fondos, equipo y materiales sino en “poder”, entendido este como el hecho de que lo determinado por un proyecto sea puesto en práctica, y pronto.

A manera de ejemplo: Está claramente determinado que los ríos que alimentan el Lago de Atitlán están severamente contaminados. Es evidente que la construcción de plantas de tratamiento es urgente. No obstante, ya hace mucho tiempo que no ha habido suficientes avances al respecto, en parte por desidia, en parte por problemas internos, mala voluntad y quizás hasta malos manejos. Entonces… de nada servirá que se invirtiera en la construcción de plantas de tratamiento de agua y desechos en Atitlán si estas no se construyen lo más rápidamente posible y se administran como se debe. Además, se debe educar formal e informalmente a la población de los pueblos y aldeas que rodean al lago para que colaboren con la reforestación, limpieza y cuidado de la cuenca.

Por otro lado, la protección de las áreas silvestres, tanto las públicas como las privadas es aún insuficiente. De poco servirá que se diga que se va a dotar de agua a una comunidad si la cuenca de donde proviene esa agua no tiene la protección y el manejo adecuados. La fuente se secará o contaminará pronto. La comunidad se sentirá defraudada y con razón.

¿Cuál será la relación entre las nuevas autoridades y el gran capital? ¿Dejarán que la minería de metales siga destruyendo paisajes enteros? ¿Vigilarán que se cumplan los requisitos mínimos para que el impacto de estas actividades se minimice? ¿Permitirán que en el nombre de la libertad de empresa se sigan contaminando las ciudades con desechos aéreos, líquidos y sólidos?

Es cierto que muchas veces el cuidado que se le de al ambiente “no se mira”. Es decir, no es tan visible la reforestación de la cuenca de un río como la construcción de un puente. Sin embargo, si no se reforesta la cuenca, de nada sirve construir el puente, pues cuando venga la próxima estación lluviosa, la corriente puede llevárselo. Por tanto, no es posible tomar solo los pasos visibles. La sabia administración de un país depende mucho de cuánto se invierta en la ciencia, tanto en la pura -como la física- como en la aplicada como la biotecnología.

Señores de las autoridades electas, a ver si así como roncan duermen. Hagan valer sus promesas dándole a la ciencia el valor que merece. Cualquier inversión en la ciencia y la puesta en práctica de los resultados de las investigaciones (puesto que esto permitirá el crecimiento económico y ambientalmente sostenible del país) es tan importante para combatir el crimen y la corrupción como la inversión en el entrenamiento de fuerzas del orden. Recuerden siempre esto.

www.albedrio.org


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.