Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

El insensato corrector del REMHI
Por Juan Luis Font - Guatemala, 31 de enero de 2005

Un libro que se lee en un parpadeo y dice cosas nuestras que aún desconocemos.

Es un hombre paranoico hasta el delirio, que aterrizó en Guatemala porque no encontró mejor destino a la hora de dejar su país. Había llamado, por escrito, “nuestro primer gobernante africano” al morenazo Presidente de su patria. Y aunque el calificativo no aludía a la tostada piel del joven y regordete mandatario, que ahora aspira a dirigir la OEA, su hombría de bien lo llevó a tomar aquel artículo como un insulto. De resultas, el autor se sintió invitado a salir de viaje.

Ya en Guatemala, una ciudad plagada de cooperantes deseables aunque apestosas, bares a cual más interesante y cafés donde la gente se sienta a leer el diario mientras toma un expresso, su amigo Erick le ofreció trabajo: corregir las más de mil cuartillas del informe que la Iglesia católica había coordinado sobre las atrocidades cometidas por militares y guerrilleros.

Nuestro héroe acomete la tarea pese a todos sus temores, estimulado por los US$5 mil que Erick, el gran coordinador del proyecto, le ha ofrecido. El hambre es mala consejera, sin duda, porque a partir de entonces se siente vigilado y perseguido. Ni siquiera la bienhechora imagen del Obispo, cuyo físico le hace recordar a un capo italiano, le trae consuelo alguno.

En cuanto empieza a leer y a corregir notas, queda subyugado por la manera aparentemente poética con que los sobrevivientes ofrecen sus testimonios. Acaso la traducción del kaq’chiquel al castellano embellezca frases tan estremecedoras como la del anciano que a modo de lamento por la ejecución de su esposa, sus hijos, sus nueras y sus nietos, sólo alcance a decir que no queda más nadie para enterrarlo.

El más reciente libro de Horacio Castellanos Moya, el salvadoreño convertido en el mejor narrador centroamericano del momento, tiene por escenario y por motivo a Guatemala. Es una obra de ritmo palpitante, que se lee en muy pocas horas y que tiene, sobre todo, la virtud de crear ficción a partir de nuestra vida diaria y a partir de nuestra realidad política.

Seguramente no es esta (Insensatez, 2004, Tusquets Editores), la gran novela de Castellanos. La Diabla en el Espejo, en cambio, me parece la obra más acabada, mejor lograda, ubicada en el San Salvador de nuestros días, su trabajo más meritorio. Pero Horacio ha escrito más de una gran novela.

El arma en el hombre, publicada en 2001, y ambientada en parte en Guatemala, también ha merecido excelentes críticas.

Cuando usted se embarque en la lectura de Insensatez, encontrará que los personajes surgen todos a partir de hombres públicos de nuestros tiempos. Eso, por supuesto, los hace doblemente interesantes, pero a la vez esquivos, misteriosos y sólo vagamente perfilados. Si alguien quiere entender la Centroamérica de hoy, Insensatez es útil para lograrlo. Hay otras como La Diabla o Managua Salsa City, de Franz Galich. Ojalá que hubiera muchas más.

Fuente: www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.