Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 1 - 2004

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

La caricatura de Filóchofo censurada
Por José Manuel Chacón - Guatemala, 4 de noviembre de 2004
filoman12@yahoo.com

Defender la alegría como una trinchera
defenderla del escándalo y la rutina
de la miseria y los miserables
de las ausencias transitorias
y las definitivas.

Mario Benedetti


A todas y todos los lectores de la caricatura del Filo. Debido a que el director del Diario El Periódico no ha dado una explicación sobre la eliminación del "cuadrito" de Filóchofo y por la complicidad y respeto que ustedes me merecen, me permito informarles por este medio los motivos de mi salida.

El 15 de octubre del presente año, la secretaria privada de Jose Rubén Zamora, presidente del diario El Periódico, me anunciaba que por órdenes de su jefe, mi caricatura ya no sería publicada. El argumento es que el matutino pasa por una crisis financiera y que por lo tanto no podrán costearme el salario de Q 1,500.00 mensuales por mi trabajo. En el año 2002 mi salario en el diario era de Q 3,000.00, pero éste fue reducido a la mitad, coincidentemente una semana después de que me solidarizara con Marielos Monzón y Ronaldo Robles que habían sido despedidos de Emisoras Unidas, espacio que después ocupó y sigue ocupando el director del diario El Periódico, Juan Luis Font. La justificación en ese momento era la misma que ahora: crisis financiera. Ante esto, en un momento le ofrecí al presidente del matutino trabajarles de gratis, en aras de mantener el cuadrito.

Debo de agregar que durante un año, de julio del 2003 a junio del 2004, la contabilidad del diario se "olvidó" pagarme mi salario, a pesar de que mi cuadrito salía de lunes a viernes. A la fecha, El Periódico no me ha cancelado los meses de agosto, septiembre y los días de octubre de este año.

Mi despido del diario, en el cual llevaba más de tres años de laborar, se da en el contexto de acompañamiento que realiza el Colectivo MadreSelva, a la organización civil y al Consejo Municipal de Río Hondo, en su lucha contra la construcción de la represa hidroeléctrica sobre el río Colorado, el mencionado acompañamiento está bajo mi cargo. También el Colectivo MadreSelva, apoya la resistencia de las comunidades de San Marcos que se encuentran amenazadas por la actividad de minería de oro y plata.

De igual forma, hemos informado a las comunidades de los municipios del Ixcán y Cobán, sobre las amenazas de los megaproyectos hidroeléctricos Serchil y Xalalá, que el actual gobierno de Oscar Berger está promocionando y entregando al sector económico poderoso. Cabe mencionar al respecto, que el banquero Eduardo González, actual secretario ejecutivo de este gobierno y quien también promociona y presiona por la ejecución de estos proyectos, ha sido amplio colaborador del diario elPeriódico.

Mi despido se da también en el contexto de mi crítica constante al actual gobierno, sobre su política irresponsable de resolver la problemática de la tierra, la violación constante de los derechos humanos en los temas de salud, educación, impunidad, etc. y de cuestionar de forma conjunta con La Mesa Global, la aprobación de los TLC, por firmarse en secreto, por ser inconstitucionales y por atentar contra los más pobres de nuestro país.

Con mi despido pierdo un espacio de opinión que ha estado vigente por más de 14 años, un espacio donde modestamente buscaba dar voz a los que no la tienen.

Pero con mi salida también pierden los principales accionistas del diario El Periódico: se les cae la máscara de "héroes" defensores de la libertad de prensa, mientras en la práctica parecieran ser comisionados del actual gobernante. Me pregunto ¿dónde están los principios y valores que hacen que directivos de El Periódico ganen premios internacionales, dónde les quedó la ética cuando me despiden, sin ni siquiera informarme anticipadamente por escrito como exige la ley, dónde quedan mis derechos laborales?

También pierde el actual gobierno, que se sintió amenazado por los mensajes de una caricatura, un gobierno con el falso discurso de ser democrático y respetuoso de los más elementales derechos humanos.

El Filóchofo por su parte luchará por seguir apareciendo en los espacios alternativos que surjan, seguirá con la esperanza en una nueva Guatemala, donde criticar a los gobernantes y al sistema injusto imperante no sea motivo de censura.

El Filo, ha compartido por más de 14 años sus alegrías, pasiones, amenazas y tristezas y durante todo este tiempo el muñeco no ha negociado sus principios... como hoy lo hacen los que lo censuran.

Fuente: www.lahora.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.