Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Por eso y muchas cosas más…
Por Jonatan Rodas - Guatemala, 17 de diciembre de 2007

—«¡Sí, Pilar, dáselo! ¡y eso
también! ¡Tu manta! ¡Tu anillo!»
Y ella le dio su bolsillo,
le dio el clavel, le dio un beso.

(José Martí, Los Zapaticos de rosa)

Es una lastima para mí que por lo menos cinco bebidas que disfruto mucho hayan aparecido en mi pantalla cuando ingrese al link de productos de CabCorp (The Central América Beverage Corporation), empresa que de acuerdo a su sitio web www.cabcorp.com, es la fundadora de la Fundación GuateFuturo, una de las ONG´s posiblemente beneficiadas con la aprobación del Presupuesto de Ingresos y Egresos del Estado para el 2008, con una asignación de 30 millones de quetzales. Uno de mis primeros sustos fue descubrir que soy un activo socio del logro de la visión que esta empresa plantea “que cada habitante de la región consuma cada día por lo menos una de nuestras bebidas”. Es probable que el anterior descubrimiento cambie el rumbo de mis buenos propósitos para el nuevo año.

Pero además de lo anterior que tiene que ver con una posición personal frente al consumo, se venía el otro embate, que al inicio me dio coraje pero debo confesar que ahora me da risa. Sin duda el que el diputado Manuel Baldizón haya logrado su reelección en el Congreso en base a dádivas y prebendas valiéndose del sufrimiento y la carencia humana –cabe recordar que días antes de las elecciones se presentó en un canal nacional un “homenaje” al perínclito paladín de la justicia donde se mencionaba su labor en un hogar de ancianos que lleva su nombre y cuya organización fue otra de las ONG´s que serán beneficiadas-, eso da coraje, cierto. Ahora la risa viene después, cuando uno indignado y aún confundido intenta buscar explicaciones sobre el hecho y se va a topar con argumentos que parecieran ser guiones de teatro del absurdo: que la organización antes mencionada haya fundado un instituto tecnológico bajo la motivación de que niños y jóvenes son sus principales consumidores; que parte de las actividades de responsabilidad social empresarial sea llevar a los hijos de los trabajadores del área de producción a conocer las instalaciones y que aparezcan en la foto con el atuendo de producción y que su Fundación está destinada a promover, apoyar y financiar la formación y capacitación de guatemaltecos de excelencia académica, para que realicen sus estudios de posgrado fuera del país, en universidades de talla mundial.

Esta última es la que en la aprobación del presupuesto 2008 ha llamado la atención. Nada más por cultivar el arte de la imaginación ¿esos 35 estudiantes que pretenden mandar al exterior el próximo año, son los hijos de los trabajadores del área de producción? ¿Son de alguna comunidad? ¿De algún instituto experimental? ¿Es a ellos a quienes se va a destinar el crédito-beca de $ 25 mil anuales, tal y como se pretenden distribuir los 30 millones?. Supongo que no, puesto que para optar a una maestría se requiere por lo menos cumplir con algunas condiciones básicas: tener un título de pregrado, que en el mejor de los casos, en Guatemala se tendrá como a los 23 o 24 años de edad, si es que el estudiante logra entrar a la primera en la universidad pública después de la engorrosa y dudosa selección o bien tener los suficientes recursos para pagarse una universidad privada; haber optado a la beca y al centro de estudios, someterse a una selección y esperar los resultados, eso más o menos lleva de seis meses a un año, es decir casi el mismo tiempo que tiene la Fundación GuateFuturo de existir. Pero esto es mucho decir porque no se tiene la certeza de que realmente vayan a ejecutar esa asignación o que tan capaces puedan ser de montar una organización en tan poco tiempo con suficiente legitimidad; es probable pues según dicen sus ideólogos, la eficiencia, la calidad, el pensamiento positivo del sector privado es la que les ha hecho sobresalir.

Hasta aquí aparece la risa, una risa que ya no sabe de burlas, ironías ni de recriminaciones sino de resignación, “mis gordos” reclama el dicho popular; que en Guatemala los pobres son pobres porque quieren, que oportunidades hay y que la gente no las sabe aprovechar, que si el Jarrón Azul y el esforzarse por lo que uno quiere, que si la cultura de la vida en la que los guatemaltecos se enfocan en las oportunidades y en un futuro lleno de proyectos y posibilidades de crecimiento, por favor.

A la juventud progre de este país, a quienes quieren ver hacia adelante, a quienes ya están cansados de ver derrota tras derrota del país, acaso no valdría la pena volver un poco la mirada también, acaso no es válido también para ustedes romper sus viejos esquemas y renovarse, flexibilizar sus posturas, desmembrar sus convicciones y caer en cuenta de que el modelo económico, empresarial y capitalista asumido no solo ha generado pobreza sino que principalmente exclusión social. ¿Quién gozará de las becas financiadas con presupuesto del estado? Los que lleguen a llenar la solicitud acompañada de tarjeta de pulmones, dos fotografías recientes, formulario con email, tres cartas de recomendación y fotocopia de cuanto papel de cuentas de vida, pasión y muerte del solicitante. Las oportunidades están por igual para todos, salvo que algunos –una buena parte de este país- no tiene ni un centavo para comer menos para sacar una fotocopia.

Finalmente, como el mismo discurso lo dice, que fácil es criticar pero lo difícil es proponer. Bueno, propongo un brindis por aquellos que mantienen su mesa llena en todas las festividades del año, para que el vino suavice la deglución de su discurso.

www.albedrio.org


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.