Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 9 - 2013

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

“Pase lo que pase” o “termine como termine”
Por Jorge Rafael Urrea Lorenzini* - Guatemala, 11 de mayo de 2013

Concordé con la articulista Magali Rey Rosa, cuando indicó que “pase lo que pase”, solo el hecho que se haya escuchado públicamente el testimonio de las víctimas, es un triunfo para el sistema de justicia de Guatemala, que permitió que muchos que aún no lo creen, se den cuenta de los horrores que cometió nuestro “pundonoroso” ejército nacional.

Comparto esta opinión, porque desde un principio, tuve dudas que el proceso culminara en una sentencia y que si ésta se producía, se consideraría que: “si bien es cierto que quedó probada la comisión de violaciones masivas, muerte de niños, mujeres y hombres indefensos por parte del “glorioso ejército nacional”, también lo es que…“, por lo que finalmente se absuelve del delito imputado a ríos mott (perdón que falte a la regla ortográfica).

A pesar de la sentencia condenatoria pronunciada en contra del dictador, mantengo la duda que la misma se mantenga cuando se eleve a instancias superiores, pues la justicia en Guatemala – salvo honrosas excepciones -, avanza y da resultados positivos para el que tiene influencias, cuentan con bienes suficientes – necesarios para corromper -, pertenece a grupos que de una u otra manera – por intermedio ahora de las comisiones de postulación – se encargan de proponer a los Magistrados que luego son designados y que quedan obligados – lo acepten o no- con los que dieron lugar a su elección. No digamos cuando el que demanda o es juzgado pertenece a la institución castrense, contra el que es peligroso pronunciarse en contra –con riesgo de la vida –.

No puede negarse que existen en el país grupos de presión, como el ejército nacional, que influyen en la decisión de los tribunales y en este caso, no ha sido la excepción cuando el militar presidente se permitió declarar que en “Guatemala no hubo Genocidio”, constituyendo una violación al principio de no injerencia de un Organismo del Estado en las funciones de otro, fuera que como supuesto representante de la “unidad nacional”, no debe manifestarse a favor de una facción de la nación, que coincidentemente es la misma a la que él pertenece.

De confirmarse la sentencia, obligadamente se tendrá que dejar abierto procedimiento penal en contra de los mandos inmediato inferiores al dictador, entre los que se encuentran el citado militar presidente, que a decir de él se dedicó en el triángulo Ixil, al “rescate” de personas”.

Pero, al respecto me pregunto, ¿qué significado tenía tal expresión en la jerga o en la política de contrainsurgencia? Sería como otros eufemismo utilizados, ¿eliminar físicamente a la familia, (mujeres, ancianos, niños), vecinos y arrasar el entorno del posible colaborador de la guerrilla?

* Abogado y Notario

www.albedrio.org


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.