Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Sector privado sigue siendo prioridad para el BID
Por James Smith - Guatemala, 28 de marzo de 2007

• Grupos sociales critican al BID por priorizar proyectos para el sector privado

• Resultados negativos de ayuda del BID a Guatemala, se debe a factores externos opina ministro


• Sociedad civil guatemalteca organizó Foro Alternativo

Al concluir la 48 reunión anual del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), celebrada en Guatemala el 20 de marzo, la mayoría de los medios de prensa se enfocaron en las «buenas noticias» que arrojó el evento, entre las cuales se destacaron la condonación de la deuda de cinco países miembros, las nuevas inversiones en pequeñas y medianas empresas, y el nuevo enfoque en energías renovables. En contraste, una alianza de organizaciones de la sociedad civil presente en la reunión, concluyó que el mandato de «desarrollo» del BID se ha visto severamente comprometido por tender a subsidiar megaproyectos del sector privado. El reto del BID, tras su reciente proceso de reestructuración, es incorporar elementos de participación democrática, una verdadera inclusión social y una gestión sustentable en todas sus operaciones y proyectos. Pero en lugar de esto, aseguran los grupos sociales, el Banco parece estar debilitando sus salvaguardas sociales y de medio ambiente en un esfuerzo por agilizar el desembolso de sus operaciones. El presidente del BID, Luis Alberto Moreno, rechaza estos comentarios, aunque en la práctica el sector privado sigue siendo prioritario para la institución. Quizá eso explique el por qué Guatemala, a pesar de haber obtenido US$1,500 millones en diez años, no haya logrado frenar las inequidades que le aquejan.

MANDATO MANIPULADO. En una reunión entre Luis Alberto Moreno, presidente del BID y la sociedad civil, celebrada el 18 de marzo, Moreno rechazó las acusaciones de que el BID viola sus propias políticas para los pueblos indígenas.

Parte de las críticas fueron plasmadas, esa misma fecha, en un comunicado firmado por tres grupos sociales: Amazon Watch , el Bank Information Center (ambos de Estados Unidos) y el Colectivo de Estudios Aplicados al Desarrollo Social (de Bolivia), en el que se advierte que los planes de desarrollo regional impulsados por el BID resultan en abusos a los derechos humanos, pérdida de biodiversidad, deforestación y un aumento significativo en la emisión de gases de efecto invernadero.

Estos planes de desarrollo regional, que incluyen el Plan Puebla Panamá (PPP) en México y Centro América, promueven megaproyectos como represas, exploración y producción de hidrocarburos, construcción de mega-carreteras y la transformación de ríos en hidrovías en toda Latinoamérica. Según los grupos sociales, estos megaproyectos representan una amenaza a las comunidades y habitats naturales tales como la Amazonia y el Pantanal.

Además de señalar al Banco de haber debilitado sus salvaguardas sociales y de medio ambiente para así poder desembolsar dinero más rápidamente, el comunicado agregó que el BID necesita solucionar el  problema del papel excesivo que tiene el sector privado en proyectos de desarrollo, integración regional y obras públicas .

Las organizaciones de la sociedad civil propusieron el fortalecimiento de procedimientos democráticos y la promoción de los proyectos de infraestructura que respondan a los intereses de los pueblos y no a los de las grandes corporaciones .

En conversaciones con Inforpress, Vince McElhinny, director para Latinoamérica y el Caribe del Bank Information Center ( BIC ), se mostró decepcionado de ver que aún cuando el presidente del BID hizo alarde de un equipo de 90 personas dedicado a medir y difundir los resultados de las inversiones del Banco, no hemos escuchado nada de los resultados en término de los impactos directos sobre la pobreza, equidad y desarrollo. La Sociedad Civil reta al BID a que en lugar de hacer una nueva ola anual de promesas, iniciativas y declaraciones, que demuestre la efectividad de sus inversiones anteriores de una manera transparente y concreta.

El ambientalista Óscar Rivas , externó a Inforpress que muchas organizaciones no gubernamentales ( ONG ) quieren rescatar al BID para que haga lo que realmente siempre tuvo que hacer desde sus orígenes… es decir, ser un banco de todos los ciudadanos del continente.

Rivas, de la organización ambientalista Sobrevivencia, de Paraguay, subrayó que con los megaproyectos, los ríos están siendo amenazados y destruidos. Y al destruir la selva, está siendo destruida la diversidad biológica, porque al destruir los ríos están destruyendo lo que garantiza la vida, no sólo en el continente sino en el planeta mismo.

FALTA DE GOBERNABILIDAD. Un informe reciente preparado por el BIC* señala que uno de los pilares del plan multimillonario del BID en Guatemala ha sido la modernización del Estado. No obstante, después de 10 años de reformas previstas, la mejora del gobierno en diferentes aspectos de la vida diaria en Guatemala sigue siendo una utopía .

Desde 1996, el BID ha proporcionado a Guatemala US$1,500 millones de dólares para una gran variedad de reformas estatales –incluyendo las agencias de seguridad; el sistema de impuestos; el desarrollo social; y aquellas entidades encargadas de proteger el medioambiente– pero según McElhinny , el autor del informe, el rendimiento de estos préstamos ha sido un desastre en casi todos los aspectos.

McElhinny destaca el hecho de que a pesar de un préstamo de US$25 millones concedido en 2003 para apoyar el sistema de seguridad de Guatemala, recientes acontecimientos han demostrado lo que muchos habían sospechado desde hace tiempo. El activista se refiere a la crítica situación del sistema de seguridad del país, que estalló tras el asesinato de tres diputados salvadoreños y su chofer ( Inforpress 1694, 1695 y 1696).

Aunque McElhinny reconoce que el BID no es directamente responsable de estos fracasos en el modelo de desarrollo que están ocurriendo en Guatemala, sí podemos analizar la contribución del banco a tales fracasos.

De hecho, un estudio realizado por el propio departamento de evaluación del BID en 2004, reveló que Guatemala tiene el cuestionable honor de ser uno de los países de peor ejecución en la lista de préstamos del BID ( Inforpress 1616).

EL GOBIERNO « SE DEFIENDE ». El ministro de Finanzas Públicas, Hugo Beteta, dijo a Inforpress que los comentarios de los grupos sociales forman parte del sistema de revisión (checks and balances) del Banco, y que por lo tanto son respetados. De todos modos, dice Beteta –quien también es gobernador del BID** – los resultados negativos de la economía en Guatemala durante las últimas dos décadas se tienen que ver en un contexto macro, es decir, fueron años malos para la economía de toda la región e incluso para todo el mundo .

Beteta recordó que durante los años 60 y 70, los ingresos de la población centroamericana se duplicaron en términos reales, mientras que durante los 80 y 90, los ingresos sólo se incrementaron alrededor del 10%. Estos datos marcan el contexto del trabajo del BID, que al final del día sólo representa una fuente muy pequeña de financiamiento en toda Latinoamérica… La culpa del estancamiento económico la tienen que asumir todas las sociedades del continente.

De igual manera, Beteta reconoce que el crecimiento impresionante de Latinoamérica durante los últimos cuatro años (que ha superado el crecimiento de las últimas dos décadas), ha sido con base en el precio elevado de las materias primas y no necesariamente a las políticas, de los gobiernos ni del BID .

Así todo, Beteta cree que el Banco sigue teniendo un valor agregado en términos de su cooperación técnica. En este sentido, cree que el BID debería aprovechar este momento histórico en el mercado mundial de materias primas para impulsar un crecimiento económico que favorece a la gente pobre – algo que reconoció que no ha ocurrido en Guatemala durante el actual período de gobierno, a pesar de reportarse una tasa de crecimiento 4.5% en 2006.

Un reto principal, tanto para el Ministerio de Finanzas como para el BID, es crear incentivos para que las pequeñas empresas tengan acceso a crédito, agregó . Es decir, tenemos que replicar las iniciativas colectivas de la sociedad civil, por ejemplo, los programas [de transferencias condicionales] en Brasil, donde no puede haber ningunos «free riders.»

En cuanto al rol del Estado en esta « nueva visión » del desarrollo económico, Beteta comentó que el desafío de largo plazo debería de ser que las entidades estatales busquen complementariedades con el sector privado en varios ámbitos.

Respondiendo a las preocupaciones de la sociedad civil guatemalteca en cuanto a la posible construcción de hidroeléctricas en Ixcán y Petén (ver cuadro), Beteta comentó que el gobierno ha aprendido de los errores de Chixoy [donde el Ejército realizó masacres en el contexto contrainsurgente de poblaciones que se oponían al proyecto financiado por el Banco Mundial]. No obstante, el ministro no pudo negar que las comunidades que fueron afectadas en ese entonces, hasta hoy en día no disponen de energía eléctrica. Las necesidades de ahora son distintas a las que se previeron, explicó, pero ahora tenemos un plan de acción para abordar las inquietudes legítimas de la sociedad civil.

En términos más generales, Beteta resaltó la importancia de explotar el enorme potencial de energías renovables en Guatemala. En cuanto a la energía hidroeléctrica, el país sólo explota el 20% de su potencial, por lo cual es importante hacer los análisis de costo beneficio de los grandes proyectos para verificar que beneficiarán a la mayoría de la población.

Organizaciones sociales se pronuncian

En una conferencia de prensa, convocada el 19 de marzo en la plaza central de la ciudad de Guatemala, el movimiento social guatemalteco argumentó que las políticas del BID aumentan gravemente la pobreza y la exclusión social, concentrando los recursos de los pueblos en manos de inversionistas privados.

Representantes de las organizaciones Mesa Global, Ceiba y el Bloque Anti-Imperialista expusieron los daños causados en comunidades por proyectos facilitados por las políticas del BID , inclusive minería, hidroeléctricas, la extracción de petróleo, inversionistas foráneos de turismo y privatización de agua.

Ese mismo día, en un Foro Alternativo a la Reunión Anual del Banco, las mismas organizaciones sociales y líderes comunitarios analizaron y reflexionaron en torno a las inminentes amenazas que estas políticas implican para Guatemala y demás países del continente. En el evento, se mencionó que el 20 de abril se estará realizando una consulta comunitaria sobre los temas de hidroeléctricas y extracción de petróleo en el municipio de Ixcán. La posible construcción de una hidroeléctrica en Xalalá, Ixcán, ha preocupado al pueblo local tras la incursión y posterior asesinato de un trabajador del Instituto Nacional de Electricidad ( INDE ) a finales del año pasado ( Inforpress 1655 y 1681).

Xalalá es una aldea ubicada en las riberas del río Chixoy, con una población de más de dos mil habitantes. Los activistas argumentan que la experiencia que han tenido otras comunidades vecinas ha servido para no repetir los mismos errores, ya que comunidades que fueron afectadas por la construcción de la represa de Chixoy, a principios de los 80, hasta hoy en día no disponen de energía eléctrica.

Si bien el BID no ha anunciado directamente la aprobación de financiamiento de la hidroeléctrica de Xalalá, sí financia un proyecto de US$37.5 millones para el Sistema de Interconexión Eléctrica para América Central ( SIEPAC ).

En el marco de su Reunión Anual, el BID anunció la aprobación de US$400 mil para estudios de prefactibilidad de desarrollo de pequeñas y medianas hidroeléctricas en Guatemala. La inversión provendrá del Fondo de Infraestructura (InfraFund) del Banco, y será complementada por otros US$100 millones del INDE ( ver Sección Financiera Empresarial ). A ello se agrega que el Banco Centroamericano de Integración Económica ( BCIE ) ha estado financiando estudios de impacto y viabilidad para nuevos proyectos hidroeléctricos en la región.

* El documento completo puede consultarse en:
http://www.bicusa.org/en/Article.3203.aspx 

** El 19 de marzo, Beteta fue nombrado presidente de las Asambleas de Gobernadores de la Corporación Interamericana de Inversiones ( CII ), una institución multilateral de inversiones independiente, afiliada al Grupo BID.

 


En cooperación con Inforpress Centroamericana - Inforpress C.A. es una revista semanal de análisis que cubre la región centroamericana, y depende de suscripciones para sus ingresos. www.inforpressca.com

www.albedrio.org


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.